Estamos a la puertas del verano, y es en esta época del año en la que nos gusta vernos mejor. Pero no a todos nos resulta fácil llevar una vida saludable, ya sea por trabajo, estudios o simplemente falta de voluntad. Pero no hay que desanimarse, el quemar calorías no depende exclusivamente de un gimnasio, ya que estamos constantemente quemando, en mayor o menos medida. Por esta razón, desde bio3blog, nos parece interesante compartir con vosotros ciertas «ideas» que nos van a permitir aumentar el número de calorías quemadas cada día sin apenas esforzarnos. ¿Estáis preparados?

– Practica el «Ofiwalk». Esta tendencia llegada directamente de Estados Unidos hace pocos años propone realizar ejercicio a la misma vez que se realizas tus tareas de trabajo. Para ello se ha creado un nuevo escritorio que combina el escritorio tradicional de trabajo con una cinta de correr. La idea es caminar suavemente durante toda tu jornada de forma que, no se llegue a apreciar un cansancio significativo pero que te permita aumentar la quema de calorías diarias (hasta 800 calorías más durante las 8 horas). Además, el realizar esta actividad física continua permite reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y reduce considerablemente el estrés.

ofiwalk

Si quieres optar por alternativas al «ofiwalk» para complementar actividad física y trabajo puedes realizar pequeñas acciones como elegir escaleras en vez del ascensor, aparcar lejos de tu trabajo para «obligarte» a caminar esos metros extra o ir a la fotocopiadora más alejada de tu mesa. ¡Te ayudará a mantenerte activo!

– ¡Diviértete! Dedicar parte de tu tiempo libre a tus hobbies puede ayudarte a quemar más calorías de las que te imaginas. ¿Te gusta jugar al billar? ¡Adelante! Este sencillo juego te ayuda a quemar más de 300 calorías cada hora. Otros ejemplos son jugar a las cartas, con casi 180 calorías, ir de compras con 150 calorías, pintar con 250 calorías, o incluso bailar con 395 calorías a la hora.

– Haz las tareas de la casa. Estar activo en casa y realizar todo aquello que, en principio, parece demasiado tedioso, no hará más que ayudarnos a aumentar nuestro gasto calórico. Tareas como lavar la ropa, barrer el jardín o pasar las aspiradora rondan las 250 calorías quemadas por hora. Además, si decides lavar los platos sin ayuda de tu lavavajillas la cifra sube hasta las 300.

– ¡Cuida de los tuyos! El mimar y cuidar a tu familia también tiene recompensa, ya que actividades como dar un masaje puede hacerte quemar más de 230 calorías a la hora y jugar con tus hijos más de 200.  El sexo también te ayudará a perder calorías, en concreto 700 cada hora. Saca a pasear a tu perro y quemarás más de 300 calorías.

– Cuida tu alimentación. Parece algo obvio, pero tener precaución con lo que se ingiere te ayuda a no aportar calorías innecesarias a tu cuerpo, que después tendrás que quemar si quieres perder peso. En este sentido es recomendable evitar dulces y snacks, zumos con azúcar y café (siempre que se tome con leche, nata u otros ingredientes). Sin embargo es conveniente apostar por frutas, verduras, ensaladas, y bebidas naturales como té o infusiones.

– ¡Descansa! Es muy importante descansar ocho horas. Cada hora que dormimos quemamos alrededor de 70 calorías. Además evitamos que nuestro cuerpo almacene grasa para compensar la falta de sueño.

Te ha gustado?...haz un comentario