El doctor José Enrique Campillo, autoridad mundial en nutrición, nos invita a comer sano para vivir más: “La alimentación saludable es la mejor medida antienvejecimiento”

¿Las dietas milagro, doctor?
-No existen.

Pues nos prometen ¡cuerpo de playa en tres semanas!
-Cuando uno fuerza al organismo a una pérdida de peso demasiado rápida, a todo el sistema endocrino (riñón, hígado, cerebro) no le da tiempo a habituarse a ello. Nuestro organismo entero se rebela, y se estira el yo-yo: recuperamos ese peso perdido.

¿El adelgazamiento idóneo?
-Perder 50 gramos al día, un kilo y medio al mes, y 15 o 16 kilogramos al año.

¿Cómo?
-Para perder 50 gramos diarios basta con privarse de 500 kilocalorías al día, que son cuatro “tonterías”: por ejemplo, repetir un plato.

¿Y perder 15 kilos en un mes?
-Es demasiado rápido. El sistema se rebota.

¿Los métodos ultrarrápidos de bajar de peso son un fraude?
-No, pero nos dejamos engañar… Y luego está quien lo dice, porque ¡hay por ahí cada doctor y doctora nutricional! -y no voy a decir nombres-, que bueno… Las academias de nutrición son los programas del famoseo.

Habla de rotar alimentos.
-Y marcas. En pescado, verduras, frutas, carnes, coles de Bruselas, aunque no gusten.

¿Y el brócoli y la coliflor?
-Tienen dos sustancias que inhiben el crecimiento de las células tumorales de próstata y de cáncer de mama.

¿Y con la fibra?
-Se reduce la incidencia del cáncer de colon.

Un menú de carnes.
-La gente come pollo, ternera y cerdo. Coman carne de conejo, que es muy sano; y de pavo. Con los pescados, igual.

Cuenta usted la “epopeya sardinera” de Juan Rebollo, hombre afable y cincuentón, al que le prohibieron sardinas y pescados azules por riesgo de infarto.
-Hasta que se enteró de que los hospitales incorporan las sardinas en las dietas de recuperación de infarto. Los pescados azules evitan la trombosis de la sangre y hacen que ésta sea más fluida. Previenen los ictus cerebrales. Con tomar a la semana algo de atún, incluso una lata vertida en la ensalada, o sardinillas enlatadas, o frutos secos, ya tenemos todo el aporte de omegas tres.

¿Y el vino tinto?
-La uva tinta tiene muchísimos antioxidantes. El sabio refranero reza: “Quien tinto lo bebe y blanco lo mea, algo le quea”: o sea, el antioxidante.

Ostras, ¡y el colesterol!
-Si uno tiene problemas graves de colesterol no puede estar metiéndose patés y sesadas. La alimentación saludable tiene que ser cosa sensata.

De grandes cenas están las tumbas llenas…
-Y “de rubias y morenas”. Si sobrecargamos el organismo con una digestión copiosa, se rebela, y nos hace vomitar.

De ayunar, ni hablar.
-No le gusta al organismo. Una de las causas de fracaso escolar en muchos niños es la falta de atención a las clases que impone el no desayunar.

¿Los dulces agrian la vida?
-Son muy peligrosos. El organismo no los puede asimilar y los transforma en grasa. Hay mucha gente que tiene el colesterol alto y que no come grasas: no se entera de que el organismo fabrica colesterol a partir de los dulces. Pero comer es un placer.

Que se lo digan a la mantis.
-Es curioso, el macho de la mantis sabe que la hembra se lo papea después de poseerle, y, sin embargo, se sacrifica.

¡Lo que es el amor! ¿El peso ideal humano?
-Por debajo de 25 o 26 de índice de masa corporal; y un perímetro de cintura menor a 102 centímetros en hombres, y a 88 en mujeres.

El chocolate, ni amargo.
-Es atracción fatal.

¿Las grasas “trans”?
-Perjudiciales

¡Pues a agua, sin pan!
-Beban litro y medio al día.

Fuente: Antonio Astorga / ABC

Te ha gustado?...haz un comentario