Aunque últimamente parece que la actriz Megan Fox está un poco retirada de la prensa rosa o al menos no hace declaraciones subiditas de tono por esa boquita de piñón, ello no quita para que en las últimas imágenes que se tiene de ella se note la extremada delgadez que luce.

Parece ser que Megan sigue con sus dietas estrictas y esa dieta del vinagre que hace un tiempo proclamó seguía para mantener el tipo. Pero, ahora no es que luzca tipo, por no tener ya no tiene ni esas curvas que la hicieron estar en primera posición de las más sexys.

Quizás algunos puedan incluso decir que luce una imagen más estilizada con una cintura de igual medida que un niño de 8 años, pero la realidad es que poco a poco se está quedando en los huesos y se habla de una posible anorexia y piernas esqueléticas.

Tampoco queda nada de actriz que protagonizó las dos películas de ‘Transformers’ y de ahí se comente en los estudios DreamWorks que se quedó sin el papel para la tercera entrega ya que Michael Bay le pidió que engordase unos kilitos para el papel y ésta se negó en rotundo.

Y es que según los más cercanos, Fox está obsesionada con el peso y seguir esas dietas bajas en calorías y debe de pasar más hambre que los pavos de manolo, aunque come equilibrado –dicen- total de no engordar y no pasarse de ingerir las 1.000 calorías diarias que tiene como norma, hasta el punto que su cintura es comparable a la del hijo de su pareja, Brian Austin Green.

Todo hace indicar que está en la más pura obsesión por verse delgada y se rige por dietas estrictas que poco a poco la está dejando en los huesos y con una gran preocupación en su entorno.

Fuente: La Cosa Rosa

Te ha gustado?...haz un comentario