El té blanco, cultivado en la provincia china Fujian, ayuda a perder peso, equilibrar el sistema inmunológico y combatir los radicales libres, además de tener efectos antioxidantes.

Estos, sin embargo, son sólo algunos de sus numerosos beneficios, afirmó la especialista en farmacología y bioquímica Lucyanna Kalluf.

“El té blanco también ayuda a reducir el colesterol, fortalece las arterias y previene enfermedades cardiovasculares”, sostiene Kalluf.

Las hojas de té blanco son apenas cocidas y deshidratadas, lo que hace que sea menos procesado y presente más beneficios que los demás.

El té blanco, agrega Kalluf, concentra una sorprendente cantidad de polifenoles y catequinas, que son antioxidantes termogénicos capaces de acelerar el metabolismo. “Para preservar estos principios activos el proceso de secamiento de las hojas es totalmente natural”, explica la especialista.

Estudios realizados en la Universidad de Oregon (Estados Unidos) descubrieron que el alto tenor de polifenoles en el té blanco -hasta 40% más polifenoles y catequinas que los demás- hace que este producto sea más eficaz que el conocido té verde en la inhibición de mutaciones del DNA. Es decir, puede ser un importante aliado en el combate al cáncer.

La página Body+soul informa que un estudio realizado en 2009 en la Universidad UK del Reino Unido descubrió que las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes del té blanco podrían reducir los riesgos de enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer, artritis reumatoide y retardar el envejecimiento de la piel.

Kalluf afirmó que los compuestos del té blanco también protegen a la piel de los efectos nocivos del sol y mejoran la defensa de las células contra los rayos ultravioletas B. “El té también actúa como un antigripal y ayuda a prevenir la formación de placas y caries en los dientes”, agregó la especialista.

Contraindicaciones

Las personas sensibles a la cafeína y que tienen problemas gástricos, como la gastritis o úlceras, deben evitar el consumo del té blanco. El producto tampoco es recomendado a quienes sufren hipertensión ni a quienes son sensibles a la cafeína.

El té

Kalluf explica que las hojas se cosechan muy jóvenes, antes del proceso de fotosíntesis, cuando aún están cubiertas por una película blanquecina . De allí el nombre té blanco.

Hay tres variaciones del té, según la parte de la planta que se utilice para su producción, pero todas cuentan con los beneficios ya mencionados.

Fuente: Terra

Te ha gustado?...haz un comentario