Si usted está interesado en perder peso, no le vendría mal tomarse una taza de té verde después de comer, pues según un estudio realizado por investigadores de la Penn State University, esa bebida puede ayudar a mantener un cuerpo esbelto, sin acumulaciones de grasa indeseada. Pero no, como suele creerse, porque reduce el apetito, sino porque limita la cantidad de grasa absorbida por el organismo.

El estudio, cuyos resultados se comentan en una nota del Daily Mail, arrojó que un compuesto que se encuentra en el té de hierbas retrasa el aumento de peso en ratones que eran obesos al comienzo del experimento.

«Nuestros resultados sugieren que si usted complementa su dieta con té verde aumentará de peso más despacio», dice el autor de la investigación, Joshua Lambert.

Durante el estudio, los investigadores alimentaron a dos grupos de ratones con una dieta rica en grasa, pero a uno de los grupos se les dio también el compuesto EGCG, que se encuentra en los tés herbales, y los ratones que lo consumieron aumentaron de peso un 45 por ciento más despacio que los demás. Además aumentaron un 30 por ciento los lípidos encontrados en la material fecal, lo que demuestra que sus organismos absorbieron menos grasa.

Sin embargo, los investigadores enfatizaron que el té verde no parece afectar el apetito, pues ambos grupos de ratones comieron la misma cantidad de comida durante el tiempo que duró el experimento.

Fuente: Impre.com

  1. Pero entonces, el experimento demuestra que el te verde es útil para hacer adelgazar ratones. Que mala suerte no ser un ratón! 🙂

Te ha gustado?...haz un comentario