El se ha puesto de moda en todo el mundo por sus números beneficios a nuestra salud y por su aportación para la prevención de ciertas enfermedades como problemas cardiovasculares o la diabetes.

La variedad se amplia al mismo ritmo que la demanda y cada vez aparecen más tipos de tés con distintas peculiaridades: té rojo, té blanco, té negro… ¿Aún no sabes qué color va más contigo?

  • Té Rojo: Destaca por su función como reductor de peso y del nivel de colesterol en sangre. Su infusión es de color rojizo con matices terrosos.
  • Té Blanco: Es una de las variedades más selectas por su aporte máximo de antioxidantes. Aumenta las defensas del organismo y neutralizar la actividad de los radicales libres culpables de la oxidación celular y el envejecimiento.
  • Té Negro: Destaca por sus múltiples propiedades entre las que se encuentran la antioxidante, astringente, diurético, reconfortante y, además, estimulante.
  • Té Verde: Conocido por su acción diurética y antioxidante (aunque en menor medida que el té blanco), su infusión resulta suave y delicada, con ciertos tonos amarillentos y verdosos.

Pero no sólo de infusiones va el tema, cada vez más el té se utiliza para recetas de cocina.

Fuente: Mujerhoy.com

Te ha gustado?...haz un comentario