El aumento de las raciones y del contenido calórico, así como la falta de planificación en las comidas, supone un riesgo para la salud porque, según han indicado endocrinos y nutricionistas, favorece al incremento del índice de obesidad. Por eso, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y la de Endocrinología y Nutrición (SEEN) han diseñado «el plato ideal«.

Con motivo del Día Nacional de la Persona Obesa, que se celebra este viernes, han presentado esta guía, en la que se establecen las comidas y las cantidades adecuadas, así como los alimentos que solo deben consumirse de forma excepcional, con el objetivo de disminuir la obesidad y controlar el peso de los españoles.

Como ha señalado la doctora Irene Breton, de la SEEN, «durante los últimos años ha aumentado el tamaño de las raciones, el contenido calórico y la falta de planificación». Por eso, «el plato ideal» marca las directrices a seguir.

Se recomienda el consumo de, por lo menos, dos raciones de verduras y hortalizas al día, tres piezas de fruta y un 25% del total de alimentos consumidos de cereales, legumbres y hortalizas. Además, se recomienda el consumo moderado de carne, menos de seis veces a la semana, y consumir, al menos, cuatro comidas con pescado, dos o tres con legumbres y de cuatro a seis huevos para tener una dieta equilibrada.

Según ha explicado el vicepresidente de SEEDO, Alberto Goday, las raciones de carne suelen ser superiores a las recomendadas y sería beneficioso para la salud consumir más pescado, verdura y fruta.

«Alternativas para comer sano y barato»

Consciente de que la sociedad española no tiene el mismo nivel adquisitivo de hace unos años, Bretón abogó por «alternativas para comer sano y barato como el pollo y las legumbres». A este respecto, Goday apuntó que «el consumo de huevos es una buena opción, son baratos y accesibles y buenos para equilibrar dietas para personas que no tengan que controlar el colesterol».

Por otro lado, con la llegada de la Navidad «se pueden hacer excepciones. Lo importante es lo que se come la mayor parte de los días del año, igual que no pasa nada por comer cinco días de más en Navidades, tampoco sirve para nada hacer diez días de dieta», explicó el vicepresidente del SEEDO. No obstante, según una nota del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), para controlar el peso y el riesgo cardiovascular, se debe comer de forma adecuada los días no festivos y reducir las grasas malas.

Fuente: 20 Minutos

Te ha gustado?...haz un comentario