El ejercicio físico mejora la satisfacción con el trabajoAl menos eso es lo que afirma un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid, en el que se afirma que hacer ejercicio de forma habitual ayuda a ser más productivos en el trabajo y disfrutar de mejor ambiente laboral.

Según el estudio, y es algo que ya sabemos, el ejercicio ayuda a estar física y mentalmente más preparados para los esfuerzos que hay que realizar en el trabajao. Ayuda a afrontar retos, y a hacerlo con mejor ánimo. Por lo tanto, el ejercicio ayuda a mejorar la satisfacción laboral.

Por ejemplo, hace poco hablamos de ejercicios de estiramiento que se pueden hacer en el trabajo. Esta puede ser una fórmula para mantenernos con cierto nivel de actividad.

También cada cual debe buscar la actividad física que más se adecue a sus horarios y posibilidades, y que le resulte beneficiosa a nivel físico y mental.

La noticia que cito como fuente no enlaza con el estudio original, que seguro que habría estado interesante consultar. Sin embargo, las conclusiones son similares a lo que ya conocíamos: hacer ejercicio y mantener una vida sana y activa es también algo positivo a nivel laboral, pues ayuda a rendir en el trabajo y a generar un buen ambiente con los compañeros.

Por muy activo que sea un trabajo, desempeñar una labor repetitiva que puede ser muy estresante lo convierte en una actividad física poco (más bien nada saludable). Por ello creo conveniente resaltar los resultados de este estudio en el que se evidencia que realizar ejercicio físico en el lugar de trabajo mejora la productividad.

El estudio se realizó durante dos años abarcando a la mayor parte de los trabajadores de una gran empresa. Después de este tiempo, la enorme mayoría referían encontrarse mejor física y mentalmente. Así mismo, las bajas médicas disminuyeron radicalmente. Esto supone que el ejercicio fue beneficioso tanto para los trabajadores como para la empresa.

Los programas de ejercicio variaban, desde centros con gimnasio propio, a disposición de los trabajadores fuera del horario laboral, otros programas rápidos, de 20-25 minutos de entrenamiento, y otros programas muy cortos, de 12 minutos diarios, orientados para ser realizados incluso con la ropa de trabajo, para que el gasto de tiempo sea mínimo.

Otras instalaciones sin gimnasio contaban con talleres de educación de espalda, suelo pélvico pre y post parto, además de convenios con centros deportivos para favorecer la incorporación de sus trabajadores a los programas de ejercicio. Cada seis meses se reevalua a los trabajadores, para valorar los logros obtenidos.

Creo que es lo mas sensato, teniendo en cuenta que gran parte de las bajas laborales se producen por acúmulo de estrés, ya sea físico o mental, y que puede aliviarse muy bien con actividades que ejerciten el cuerpo a la vez que ayudan a despejar la mente de preocupaciones.

Fuente: Vitónica

 

Te ha gustado?...haz un comentario