Menos café y más té = sana, guapa y jovenCambiar la cafeína por la teína no sólo mejorará tu estado nervioso sino que se notará en tu salud y tu aspecto. Entre los muchos beneficios del té está su efecto antioxidante, que previene el envejecimiento. Descubre todo lo que puede hacer por ti esta milenaria hierba.

El estimulante del té es la misma molécula que la del café, pero a la primera se la suele llamar teína y a la segunda cafeína, denominación que también se emplea para el té. Aunque depende del tipo, el té la contiene en menor proporción y en el cuerpo pasa al torrente sanguíneo de manera más lenta que al tomar café, por lo que su efecto es diferente. Además, se cree que los polifenoles del té inhiben la absorción de este  estimulante en el sistema circulatorio.

Tomar té nos mantiene alerta, nos despierta y nos permite concentrarnos pero no nos altera. Por esa razón las culturas orientales lo toman para meditar.

Para que te hagas una idea, éste es el contenido en cafeína de una taza de té y una de café:

  • Café Express: 180-270 mg.
  • Te Verde: 8-16 mg.
  • Café Americano: 60-180 mg.
  • Te Blanco: 1 mg.
  • Café Descafeinado: 1-5 mg.
  • Te Negro: 25-100 mg.
  • Te Oolong: 1-55 mg.

Si eres una gran bebedora de café, aquí tienes un montón de razones para pasarte al té o al menos alternar ambas bebidas.

¿Es tan malo el café?

Consumido con moderación (no más de 3 tazas al día) no. De hecho, numerosos estudios han demostrado las propiedades beneficiosas del consumo moderado de café sobre la salud: reduce el riesgo de padecer Alzheimer, Parkinson y gota, es analgésico, antidiabético y cardioprotector (excepto en personas con problemas graves crónicos), tiene efecto laxante y diurético y mejora el rendimiento cognitivo.

La otra cara de la moneda respecto al café es que un consumo excesivo (o en personas con más sensibilidad a la cafeína) puede provocar nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, taquicardias, jaquecas o insomnio. Durante el embarazo es recomendable evitarlo o reducir al máximo su consumo. Otra consecuencia negativa son las antiestéticas manchas que deja en los dientes. La peor combinación para tu belleza y tu salud es la de café, azúcar blanco y cigarro.

Respecto al café descafeinado, tampoco es la solución, ya que según el proceso por el que se elimina la cafeína pueden quedar trazas de sustancias perjudiciales.

Té: dosis de salud y belleza

Según el doctor Jiménez Ucero (“Los secretos de la nutricosmética”), por su acción antiinflamatoria y reparadora el té es uno de los mejores aliados naturales de tu salud y tu belleza. Reduce los niveles de colesterol, mejora el sistema inmunológico, aporta potentes sustancias antioxidantes, contiene minerales (como hierro, potasio o calcio), tiene propiedades diuréticas, digestivas y antitumorales, entre otras.

Según el Instituto Americano de Investigación del Cáncer, hay estudios que revelan que tomar 4 tazas de té al día ayuda a prevenir el cáncer. Además, mejora la metabolización de las grasas y, por su efecto depurativo y antienvejecimiento, es un gran aliado de tu belleza.

Conservación y preparación

A no ser que esté envasado en bolsitas individuales, la mejor opción para conservar el té es guardarlo en latas herméticas, ya que su sabor se altera con la luz, la humedad, el calor y la oxidación. También es recomendable guardarlas en un lugar fresco.

El tiempo de preparación varía de un té a otro, así que lo ideal es comprarlos en una tienda especializada donde puedan asesorarte o seguir las instrucciones del envase. Los chinos utilizan incluso una tetera diferente para cada variedad de té.

Como normal general, cuanto más lo dejes reposar, más se oxidará, su sabor será más fuerte y amargo y contendrá más teína. Para prepararlo en casa, si no es de bolsitas, te resultarán muy cómodos los infusores o los mugs, tazas individuales para hacer té.

Tipos de té

Originaria de Oriente, es la segunda bebida más consumida del mundo y hay más de doscientos tipos, que se pueden clasificar en verde, rojo, negro, blanco y azul. Y cada uno de ellos puede ir aromatizado y mezclado con otras hierbas y frutas, aumentando sus propiedades (detox, energizante, equilibrante, relajante sin teína…), y consiguiendo sabores para todos los gustos.

Te vérde. Es una de las  bebidas más antiguas del  mundo y uno de los tés con mayores propiedades beneficiosas para la salud. El té verde es fresco y delicado, por lo que no requiere agua demasiado caliente (no más de 80º) ni mucho tiempo de reposo (aunque cuanto más reposo, más propiedades pero también más teína). Una taza al día será una dosis de belleza y juventud y te ayudará a mantener la línea, sobre todo si lo tomas después de las comidas y sin endulzar. De todos, el té verde es el más antioxidante. Ideal para. Tomar solo, sin leche ni azúcar como tentempié entre horas.

Té rojo. Conocido como Pu Erh “té del emperador”, es una variedad de té que solo crece en la provincia de Yunnan, la región de la eterna primavera. Se elabora a partir del té verde húmedo fermentado en barricas, lo que le da su característico color rojizo y sabor terroso. Se recomienda en las dietas por sus cualidades quemagrasas, digestivas y anticelulíticas. Además, regula los niveles de colesterol y el ácido úrico, la circulación y la tensión.

Té blanco. Es considerado el antioxidante más potente de la naturaleza, con cuatro veces más polifenoles y catetinas que el verde. Durante siglos estuvo restringido a los emperadores, pues se le atribuía el secreto de la vida eterna. Su recolección es un trabajo  meticuloso, lo que hace que sea el té más caro. Aporta vitaminas C y E, fortalece el cabello, estimula las defensas, es bueno para la menopausia, combate los radicales libres y el envejecimiento y  disminuye los niveles de azúcar en sangre. Por su delicado sabor, lo ideal es tomarlo solo.

Té negro. Es el más conocido en Occidente, sobre todo el típico breakfast tea. Por su mayor oxidación, es el de sabor más fuerte, el más aromático y con mayor contenido de teína, por lo que resulta perfecto para tomar en el desayuno. Los mejores  tés negros son originarios de la región de Darjeeling, en India, o Ceylan.  Ideal para. Tomar con leche, azúcar o limón. Dada su alta oxidación evita dejarlo reposar demasiado para que no amargue.

Té azul. Conocido como Oolong, es un té a medio camino entre el verde y el negro. DE sabor afrutado, combina características y propiedades de ambos tipos. Está considerado uno de los mejores tés para la salud, al que se le atributen propiedades digestivas y depurativas. Uno de los más conocidos es el té de jazmín, de sabor suave y delicioso, que puedes endulzar con miel.

Fuente: Terra

Te ha gustado?...haz un comentario