niñosEl mejor hidratante para los niños es el agua. Por este motivo, y aunque ellos no sean conscientes de tener sed, hay que tener cuidado y conseguir que beban para que no se deshidraten en sus activas vidas.

Una buena hidratación es necesario en cualquier persona pero en los niños se hace especialmente importante. Necesitan una mayor cantidad de agua que los adultos debido a la capacidad limitada de sus riñones para manejar la carga renal de solutos y por su porcentaje mayor de agua en su organismo.

Los refrescos o zumos no deben sustituir nunca al agua. Puede ser difícil conseguir que beban agua porque para ellos no es una bebida con un sabor muy «atractivo», pero podemos idear bebidas naturales para que la tomen regularmente y de esta manera calmar su sed e hidratarles.

Además conseguirá que el niño mantenga lubricadas sus articulaciones y tendones, por lo que se previenen dolores articulares y musculares, así como afecciones respiratorias. De igual forma se contribuye a una mejor eliminación de los desechos por la orina, heces y mediante la transpiración, evitando posibles episodios de estreñimiento.

El agua está situada en la base de la pirámide de alimentación, junto con las verduras y fruta, por lo que debemos prestarle la atención suficiente, y ayudarles a que sus organismos funcionen correctamente.

Te ha gustado?...haz un comentario