Es cierto que a simple vista pueden parecer conceptos parecidos, y aunque comparten ciertas similitudes es interesante saber diferenciarlos.

Los probióticos y prebióticos son sustancias que se incorporan a los alimentos funcionales. Éstos son un tipo de alimentos que se modifican para aportar beneficios al organismo.

Es necesario aclarar que nuestro intestino está colonizado por más de 400 tipos de bacterias distintas, que forman la flora intestinal. En este sistema coexisten bacterias que son beneficiosas junto con otras que son perjudiciales. Entre ambas bacterias hay un equilibrio que consigue protegernos de la agresión de otros microorganismos. El problema es cuando este equilibrio se rompe debido a los agentes externos como el estrés, una mala alimentación o incluso la aparición de algunas enfermedades, lo que provoca el crecimiento de las bacterias perjudiciales.

Es aquí cuando los probióticos tienen su papel protagonista, ya que gracias a ellos se mejora la flora bacteriana intestinal y además nos ayuda a reforzar nuestras defensas.

Los probióticos son microorganismos vivos, bacterias o levaduras que están presentes en alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos. Los que más se utilizan son los Lactobacillus o Bifidobacterium. Normalmente los podemos encontrar en leches fermentadas, yogures, pan de molde, magdalenas, quesos, entre otros.

Sin embargo los prebióticos no son bacterias vivas, sino hidratos de carbono que nuestro organismo no puede digerir. La clave de los prebióticos está en que ayudan al crecimiento de las bacterias beneficiosas, por lo que podemos decir que son el «alimento» de los probióticos.

Los prebióticos consiguen reducir el crecimiento de bacterias dañinas, por lo que nos protege de contraer enfermedades. Los que más se utilizan son la inulina y los fructooligosacáridos. Normalmente se suelen encontrar en la achicoria y en frutas y verduras como la cebolla, el ajo y el puerro.

Es muy necesario, por lo tanto, cuidar la ingesta de estas sustancias, ya que nos ayudan a estar reforzados y protegernos de otras enfermedades.

Te ha gustado?...haz un comentario