Si creías que tu estómago “sólo” se encargaba de tareas como la digestión, este post te interesará.

Para situarnos, primero debemos conocer qué es el sistema nervioso entérico.

Este sistema nervioso está incrustado en la pared estomacal y contiene en torno a 500 millones de neuronas, muchas más de las presentes en la columna vertebral, de aquí que se considere al estómago como nuestro “segundo cerebro”. Esto hace que exista una conexión muy estrecha entre el cerebro y nuestro sistema digestivo, mediante el nervio vago. Dicha conexión hace que muchas veces hayas percibido que tu estómago es capaz de describir lo que sientes, ya sea miedo o estrés. El sistema entérico carece de emociones de forma autónoma pero sí es capaz de influir en la formación de las mismas en nuestro cerebro.

Al estar “conectados” estómago y cerebro, se liberan numerosas hormonas cuando ingerimos comida. Estas hormonas son por ejemplo la grelina, que es la “hormona del hambre” o la coleocistoquinina que es la hormona que se encarga de estimular la digestión de grasa y proteína.

Ésto explicaría una de las razones por las que cuando tenemos el estómago vacío somos más agresivos. Se debe al triptófano, aminoácido presente en nuestra dieta y del que depende la producción de serotonina, que es uno de los neurotransmisores que controlan las emociones a nivel cerebral. De ahí que cuando no se come se incremente nuestra agresividad al disminuir los niveles de triptófano y serotonina.

De igual manera podríamos explicar sensaciones como las “mariposas en el estómago”. Esta sensación tan particular se debería a que se activa el mecanismo de lucha o huida que hace que la sangre se desvíe hacia los músculos. Ante estas situaciones de estrés, el sistema nervioso entérico hace que se produzca una mayor cantidad de grelina, encargada de reducir la ansiedad y depresión. Al mismo tiempo, esta hormona estimula la liberación de dopamina en el cerebro.

Por tanto debemos prestar especial atención a lo que comemos no sólo por el bienestar físico sino también por nuestro bienestar emocional.

Te ha gustado?...haz un comentario