Mucho se ha hablado hasta ahora de los numerosos beneficios que aporta el té verde a nuestro organismo. Posee un gran poder antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres, reforzar nuestro sistema inmunitario y reducir los efectos del envejecimiento; evita la retención de líquidos, y resulta muy beneficioso para adelgazar; fortalece los huesos y favorece la eliminación del colesterol LDL. Estos y otros beneficios más nos aporta el té verde.

Pero a esta larga lista se acaba de añadir una propiedad más. El té verde, según el estudio realizado por investigadores del Hospital Universitario de Basilea, Suiza, demuestra que mejora las funciones cognitivas de nuestro cerebro, afectando directamente en la memoria de trabajo.

La memoria de trabajo es comparable con la memoria RAM de los ordenadores, ya que se utiliza para el almacenamiento temporal de la información. Es capaz de mantener en la mente todos aquellos elementos que son esenciales para poder completar la tarea que se está llevando a cabo. Por ejemplo, esta memoria sería la responsable de ir almacenando datos relevantes que han ido sucediendo a lo largo de una conversación o ayudarnos a recordar un número de teléfono que nos acaban de facilitar.

Los resultados de este nuevo estudio, han sido publicados en la revista Psychopharmacology, y nos revela que el té verde aumenta la conectividad entre la corteza frontal y parietal del cerebro, gracias a sus propiedades antioxidantes. Se necesitaron doce voluntarios sanos con una edad de 24 años de promedio para realizarlo. Se ofreció una bebida no alcohólica con 27,5 gramos de té verde a seis de ellos. El resto tomó la misma bebida pero sin contener té verde. Una vez se tomaron la bebida, los participantes realizaron una serie de tareas relacionadas con la memoria mientras que su actividad cerebral era analizada. Se obtuvo como resultado que aquellos que habían tomado la bebida con té verde mostraron una mayor conectividad entre el lóbulo parietal superior derecho y la corteza frontal del cerebro, lo que se traduce en un mejor desempeño de tareas relacionadas con la memoria de trabajo.

Los expertos que llevaron a cabo esta investigación, además añadieron que el té verde podría ser una potente arma para tratar el deterioro cognitivo que se presenta en trastornos neuropsiquiátricos como ocurre con la demencia.

¡Ya tienes un motivo más para añadir té verde a tu dieta! ¡Te animas!

 

Te ha gustado?...haz un comentario