avionEmpezado ya el verano, son muchos los afortunados que preparan sus maletas para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Uno de los medios de transporte más utilizados en estos meses con este fin es el avión. Si este es tu caso, debes de tener en cuenta estos consejos publicados por el Consejo Europeo de Información Alimentaria. Te mostramos un resumen a continuación.

 

  • Jet-lag. El efecto de este desequilibrio en el reloj interno de una persona que se produce al realizar viajes en avión a larga distancia puede ser minimizado. Para ello es necesario situarse en el horario de destino desde el inicio del vuelo, olvidando por completo la zona horaria de partida. Si en el lugar de destino es de noche deberemos dormir durante el vuelo. Al contrario si es de día. En relación a esto tendremos que cuidar nuestra alimentación porque comer abundantemente antes de dormir puede provocar un descanso de mala calidad. Reducir la ingesta de grasas ayudará a conciliar el sueño.
  • ¡Actívate! Cuando viajamos en avión nuestra exposición a grandes variaciones en la presión atmosférica aumenta, lo que provoca cambios en nuestros niveles de oxígeno y en el flujo sanguíneo. Esto puede desencadenar problemas como dolores de cabeza o convulsiones, o incluso la trombosis de vena profunda. Por este motivo es recomendable mantenernos activos durante los vuelos. Estirar brazos y piernas o caminar por el pasillo será suficiente para conseguirlo.
  • Hidratación. Durante el tiempo que pasas subido en el avión, tu organismo está perdiendo agua. Esto no sólo empeora tu estado físico sino que también te afecta mentalmente, como por ejemplo con la aparición de cefaleas. La solución es sencilla. Toma un vaso de agua por cada hora de vuelo, y evita a toda costa el consumo de alcohol.
  • Respeta las comidas. Es muy importante cumplir con las comidas y no pasar más 4 o 5 horas sin comer. Si el vuelo es nocturno y duermes durante el mismo necesitas un buen desayuno para poder recuperar la energía necesaria para afrontar tu nuevo día de vacaciones. Además, realizar una comida cada cierto tiempo evitará que, por culpa de la ansiedad, caigas en un atracón. Por esto, durante tus vacaciones es recomendable seguir con tu horario de comidas habitual, y así evitar elegir un menú menos saludable por culpa de la ansiedad.

Te ha gustado?...haz un comentario