mal olor de piesAunque pronto acabará el verano, es frecuente que durante estos meses suframos bromhidrosis, o lo que es lo mismo, mal olor de pies. Debido a las altas temperaturas se produce una mayor sudoración, situación idónea para la presencia de bacterias. Existen ciertos hábitos y trucos que te ayudarán a mantener el mal olor alejado de tus pies. ¿Te gustaría conocerlos? Te lo contamos en las siguientes líneas.

 

 

Calzado adecuado. Es necesario utilizar calzado que permita a nuestro pie transpirar. Por eso, a la hora de comprarlo es recomendable seguir estas indicaciones:

  1. Evitar materiales sintéticos para apostar por materiales naturales como la fibra natural o piel.
  2. Durante los días con altas temperaturas, es conveniente utilizar calzado abierto, por ejemplo tus sandalias preferidas.
  3. No es recomendable utilizar el mismo calzado durante varios días seguidos. Esto favorecerá el mantenimiento de la humedad y por tanto de las baterías.
  4. Al utilizar calcetines, se debe utilizar aquellos que estén fabricados con fibras naturales como por ejemplo el algodón o hilo. El objetivo de esto es mantener en todo momento el pie seco, ya que estos materiales permiten la absorción del sudor.
  5. No olvidar que cada calzado está preparado para un uso concreto. Por este motivo, no es recomendable utilizar calzado deportivo fuera de la práctica de ejercicio.

Higiene. Es esencial mantener una correcta higiene diaria para reducir y eliminar el mal olor. Es importante lavar los pies profundamente todos los días. Pero igualmente, es imprescindible realizar un buen secado de los pies, es especial en los espacios interdigitales. De este modo se reducirá la humedad y el crecimiento de bacterias.

Remedios caseros. 

  1. Bicarbonato de Sodio. Es uno de los remedios más conocidos para eliminar el mal olor de nuestros pies. Podemos espolvorear dos cucharadas del mismo en nuestro calzado manteniendo a raya de esta forma a la temida humedad. Otra forma es dar a nuestros pies un baño en agua tibia con bicarbonato durante unos 15 minutos.
  2. Té negro. Es un remedio muy eficaz contra el mal olor. Consiste en poner en remojo nuestros pies en esta infusión durante aproximadamente 20 minutos. Para ello basta con preparar 5 bolsitas de té negro en un litro de agua hirviendo. Cuando se prepare tendremos que esperar unos minutos hasta que se enfríe y será el momento justo de relajarnos y disfrutar de este placentero momento a la misma vez que actúan las propiedades astringentes del té negro.
  3. Buena alimentación. Para reducir el mal olor también es necesario cuidarse desde dentro con una buena alimentación. Evitar la ingesta de cebolla, ajo u otros alimentos similares nos ayudará a impedir que nuestros pies huelan mal.
  4. Estrés. Las situaciones que encontramos en nuestro día a día pueden producirnos un alto nivel de estrés. Esto afecta directamente a la sudoración de nuestro cuerpo y en especial de nuestros pies, por lo que las bacterias tendrán unas condiciones más favorables para reproducirse. En algunos casos es difícil reducir nuestro nivel de estrés, pero sí podemos emplear técnicas que nos ayuden a relajarnos.

Te ha gustado?...haz un comentario