Chica con mascarilla facialHoy os traemos a bio3blog un post muy interesante de la mano de Isabella Torrente, especialista en comunicación social, apasionada de la nutrición y la vida fitness. Durante las próximas líneas nos contará cómo podemos cuidar nuestra piel de forma natural. Esperamos que os guste.

Cada vez aumenta más el número de personas, en especial mujeres, que piensan tener una piel sensible o delicada. La sensibilidad en la piel, desde el punto de vista dermatológico, se da de tres formas:

    Sensibilidad inducida: se presenta principalmente por el uso inadecuado de productos cosméticos o el mal procedimiento de tratamientos químicos.

    Sensibilidad hereditaria: suele mostrarse más comúnmente en el cutis claro y se da de manera natural desde el nacimiento.

    Sensibilidad idiopática: se da en las personas que, a pesar de no tener una piel con un problema dermatológico, ésta se irrita con mucha facilidad.

Los factores que influyen en las pieles sensibles pueden ser muchos, tanto químicos como naturales. El cambio de clima, los alimentos, la contaminación y los productos que tienen fragancias o perfumes, son los que más contribuyen a esto.

Existen formas naturales de mantener tu piel en perfecto estado, además de prevenir la irritación revisando los cosméticos, no usando ningún ingrediente que afecte a la piel como productos que contengan vitamina C, porque pueden causar irritación en la piel, o aquellos con alcohol ya que producen sequedad.

Trucos naturales para pieles sensibles:

Te mostramos algunos tips sencillos y útiles para el cuidado de tu piel.

Alimentación: uno de los factores más importantes que harán que tu piel luzca brillante es alimentarte de manera correcta, teniendo en cuenta que hay alimentos que nutren la piel. Entre ellos se encuentran:

  • Frutos secos
  • Semillas
  • Aceite de lino

Además de los alimentos que nutren, también encontraremos algunos que nos ayudan a desintoxicarnos como:

  • Apio
  • Ajo
  • Acelgas
  • Zanahoria

Hidratación y tonificación: debemos tener en cuenta que un buen cutis, depende en cierta medida de su hidratación y tonificación. Algunas maneras de lograrlo son:

  • Utilizar aceite de coco y aceite de oliva. Con esto puedes prevenir las infecciones, irritaciones o alergias, ya que al hidratar tu piel se reduce el riesgo de que esto pase.
  • Las duchas de agua fría y frotar la piel en seco, mejoran la circulación en mayor medida, por lo que va a ser provechoso para nuestra piel.
  • La mascarilla rosa es otra de las formas de hidratar nuestra piel, esta se hace a base de pepino y yogur, dos elementos esenciales para el cuidado de pieles sensibles.

La avena orgánica es especial ya que por el alto contenido de vitaminas y minerales, nos ayuda a suavizar e hidratar la piel sensible.

Por último, cuando tenemos una piel sensible debemos sumarle a los anteriores consejos, el hacer ejercicio, porque así le damos frescura a nuestra piel, y tomar los 8 vasos de agua recomendados para mantenerla hidratada. Asimismo es necesario aportar a nuestro cuerpo aquellos componentes que requiere para mantener nuestra piel joven pero que, a partir de cierta edad, no es capaz de generar por sí mismo. Como el colágeno, una de las proteínas más importantes de nuestro cuerpo y componente principal de nuestra piel. Un consumo de 10 gramos de colágeno cada día nos ayudará a mantener nuestra piel joven, hidratada y firme. Más información aquí. 

 

Te ha gustado?...haz un comentario