Todos hemos sufrido alguna vez ese antojo que te hace comer más de lo necesario. Pero, ¿realmente necesitabas comerlo? Es importante aprender a diferenciar entre lo que sería hambre físicahambre emocional para aportar a nuestro cuerpo lo que necesita y evitar excesos.

El hambre física es fácil de identificar. Tan sólo es necesario escuchar las señales que nuestro cuerpo nos envía indicándonos que necesita un aporte de alimentos que lo nutran. Sin embargo, con el paso del tiempo, hemos desarrollado una «necesidad» de alimentarnos diferente al fin único de sobrevivir. Es lo que se conoce como el hambre emocional. Asociamos la comida con las emociones, de forma que ante determinadas situaciones como, por ejemplo un estado anímico bajo, nos dedicamos a comer para sentirnos «bien».

Pero esto no es nada saludable, ya que estaremos aportando a nuestro organismo más alimentos de los necesarios, siendo la mayoría de ellos comida «chatarra» fruto de un antojo, como puede ser la bollería industrial. Si aprendemos a identificar estos dos tipos de hambre podremos llevar una dieta equilibrada y encontrar alternativas más recomendables a la comida, en el caso del hambre emocional. 

Si quieres aprender a diferenciar cuándo estás sintiendo hambre física o emocional, en bio3Blog os hemos preparado una infografía con las principales características que se presentan en ambas.

 

 

Infografía sobre tipos de hambre

 

 

 

 

Te ha gustado?...haz un comentario