Muchos de nosotros pensamos que las especias tienen su gran ventaja en aportar sabores característicos a nuestros platos. Pero su verdadera baza reside en su poder curativo y beneficioso que tienen para nuestra salud. A continuación os mostramos las propiedades de las especias más comunes en nuestros hogares.

Azafrán. Se obtiene de los pistilos de la flor y tradicionalmente ha sido una especia muy costosa. Al ser aromática con un matiz amargo, estimula el sistema digestivo, por lo que es un excelente eupéptico (favorece la digestión de los alimentos). Es muy recomendable tomarla para aliviar la tos, así como para mejorar nuestra circulación.

Azafrán

Jengibre. Es un fantástico antiinflamatorio y analgésico natural, muy recomendado para artrosis, artritis o fatiga crónica. Además ayuda a proteger el sistema inmunológico y es un gran remedio para prevenir mareos (por ejemplo en viajes) y vómitos en los primeros meses de embarazo.
Jengibre

Comino. Es un potente estimulante digestivo. Ayuda a prevenir los gases intestinales. Durante muchos años ha sido utilizado para abrir el apetito y calmar los “nervios en el estómago”.

Comino

Pimienta de Cayena. Reduce la sensación de dolor ya que favorece la producción de endorfinas en nuestro cerebro. Es excelente para mejorar nuestra circulación y luchar contra los parásitos intestinales.

Pimienta de Cayena

Perejil. Tiene un gran poder refrescante. Entre sus muchas propiedades está el prevenir la anemia y las infecciones de vejiga. Además ayuda a cuidar la salud de nuestros riñones así como tratar el mal aliento.

PETROSEINUM CRISPUM. PEREJIL, PLANTAS AROMÁTICAS

Cardamomo. Su sabor es ligeramente picante pero muy estimulante. Ayuda a regular nuestro metabolismo. Estimula el apetito y reduce el ardor y la acidez. Asimismo está indicado para tratar problemas urinarios.

Cardamomo

Te ha gustado?...haz un comentario