Rinitis alérgicaAntes de explicar cómo podemos combatir la rinitis alérgica, es necesario saber qué es y que síntomas genera en nuestro organismo.

La fiebre del heno o más conocida como rinitis alérgica, es una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal. Es provocada por la reacción alérgica que nuestro cuerpo presenta ante elementos como el polen de los árboles y las plantas, así como también el pelo de animales o los ácaros del polvo.

En un comienzo, esta enfermedad se consideraba muy extraña, pero en la actualidad se ha convertido en el trastorno inmunológico que más sufre la población, concretamente entre el 15% y el 20%. Normalmente es estacional, y aparece sobre todo en primavera, aunque hay personas que la experimentan en cualquier estación del año o de manera más continuada.

Aunque sus síntomas más habituales son la congestión y picazón de la nariz, puede presentar también dolor de cabeza, irritabilidad, falta de apetito, insomnio y en algunas casos puede llegar a provocar depresión. Contra los mismos se suele emplear antihistamínicos, así como evitar el contacto con los entornos que los provocan. Pero también existen otros remedios que te ayudarán a paliarlos. A continuación enumeramos los más conocidos.

  • Añade cúrcuma a tus platos. Los beneficios de esta especia son muchos. Nos ayudará a disminuir los síntomas de la alergia ya que favorece el bloqueo de inmunoglobulina E.
  • Toma té verde. Gracias a su composición impide la producción de histamina, causante de los síntomas de la alergia. Se recomienda tomar de dos a tres tazas pequeñas cada día.
  • Consume alimentos que refuercen tu sistema inmunitario y evita los que contengan un alto nivel de histamina. La carne y los lácteos estarían en el primer grupo, mientras que el pescado crudo en conserva, productos curados como el queso, carne y pescado, así como el marisco estarían en el segundo grupo.
  • Infusión de hierba equinácea. Sus propiedades inmunoestimulantes la convierten en un remedio eficaz ante la rinitis alérgica.
  • Comer ajo. Hacerlo de forma habitual te ayudará a reducir los síntomas de la rinitis alérgica cuando es estacional.

Para conocer si está afectado por esta enfermedad, es recomendable acudir a tu médico, que mediante un sencillo estudio, podrá detectarla. Las principales causas para padecerla son de origen hereditario o por exposición al polen. Su desarrollo suele darse durante la infancia y juventud, pero debido a las condiciones ambientales (contaminación, alta exposición al polén…) puede ocurrir en edades más avanzadas.

En España, los pólenes de las gramíneas (hierbas) son la principal causa de la rinitis alérgica. A continuación estaría el polen del olivo en las zonas del sur, centro y este de la península o el polen de la Parietaria judaica en zonas de la costa mediterránea.

Te ha gustado?...haz un comentario