etiquetas

Cuando compramos un producto, es habitual caer en la tentación de «creernos» frases como «bajo en calorías», pero es necesario aprender a leer más allá y conocer lo que estamos comiendo. Por ello os recomendamos que tengáis en cuanta los siguientes aspectos.

– ¿Productos desnatados? Debemos tener en cuanta que si elegimos, por ejemplo, un lácteo en su versión desnatada, estaremos ingiriendo un 80% menos de grasas saturadas que en su versión «normal».

– Azúcares. Mucho cuidado con las etiquetas de 0% azúcar añadido. Suelen aparecer en zumos o yogures pero es necesario mirar realmente cuál es la cantidad de azúcar que nos aporta. Lo recomendable sería no sobrepasar un 10% de azúcares añadidos.

– Número de calorías. Es muy importante conocer el verdadero aporte de calorías en determinados productos, ya que medirlo sobre 100 gramos no siempre refleja la realidad. Estaríamos hablando de productos como las galletas, donde habría que examinar qué número de calorías nos aporta por ración (por ejemplo de 3 galletas).

– Fibra. Es uno de los primeros valores que tenemos en cuenta a la hora de elegir un producto, sobre todo durante la «Operación Bikini», pero tenemos que diferenciar de productos que se anuncian como integrales y que realmente no contienen la cantidad de fibra que necesitamos.

– Grasas saturadas. Generalmente denominamos a las grasas saturadas como «grasas malas», al contrario que las grasas vegetales que serían las «grasas buenas». Pero realmente lo que debemos analizar es el tipo de grasa y no tanto la cantidad de la misma. Debemos evitar a toda costa aquellos productos que contengan un alto valor de grasas trans e inclinarnos más por aquellos donde predominen las grasas mono o poliinsaturadas.

– Analiza bien las «Recetas tradicionales». Muchos de los productos que podemos encontrar en el supermercado contienen etiquetas como «con la receta de siempre». Pero no hay que dejarse engañar, muchos de ellos están preparados con altos niveles de azúcar y grasas, que distan de las recetas originales más saludables. 

Te ha gustado?...haz un comentario