Existen muchos factores que hacen que tu piel no luzca como te gustaría. Si quieres luchar contra ellos, sigue leyendo las siguientes líneas.

¿Manchas en la piel? Suelen aparecer por las inflamación que sufrimos por diferentes situaciones como la exposición al sol sin utilizar protección SPF, aparición de acné o incluso por los cambios hormonales producidos por los anticonceptivos orales. La pareja formada por el ácido retinoico y la vitamina C será tu mejor aliada para reducir estas “manchitas”. El ácido retinoico estimula la producción de colágeno a la misma vez que reduce la acumulación de células muertas así como el exceso de grasa. Además el poder de la vitamina C, potencia las propiedades de este ácido para aclarar las manchas existentes en nuestra piel.

¿Arrugas y pérdida de elasticidad? Estos problemas están directamente relacionados con el envejecimiento de nuestra piel. Con el paso de los años nuestra regeneración celular es menor, y nuestra piel se vuelve áspera y sin brillo. Para mantener nuestra piel en forma necesitamos cuidar la cantidad de colágeno que tenemos en la misma, ya que esta proteína es una de las más importantes en nuestro organismo y de la cual dependen los signos de envecimiento.

¿Piel sin luminosidad? Con el paso de los años, la queratina comienza a acumularse en nuestra piel y la luz no se refleja de forma uniforme. En este aspecto los ácidos hidroxiácidos serán nuestra mejor herramienta. Estos ácidos consiguen difuminar la capa de células muertas, revelando la cara más fresca y luminosa de la piel. Los exfoliantes tradicionales pueden ofrecer resultados similares pero pueden perjudicar más.

Y tú, ¿cuidas tu piel a diario?

Te ha gustado?...haz un comentario