En el post de hoy os traemos las interesantes palabras de Coral Aja, especializada en marcha atlética y entrenada por Jose Antonio Quintana, elegido mejor entrenador del año 2014. Su currículum deportivo lo completan logros como el actual bronce en el campeonato de España sub-23 Aire Libre (Tarragona, 2015) y 5ª en el campeonato de España sub-23 en 20 km marcha (Jumilla, 2015), entre otros. Desde aquí le deseamos lo mejor en su carrera deportiva y le damos las gracias por compartir con nosotros estas palabras.

¿Cuál fue el motor que te impulsó a practicar este deporte?

Comencé a practicar atletismo por puro amor al deporte y porque, por mi propia naturaleza, soy un torbellino y ni ahora ni cuando era pequeña podía parar quieta. El colegio me apuntó a una carrera pedestre que se celebraba en mi ciudad, Castro Urdiales, y la disfruté muchísimo. Cuando fui a recoger el dorsal, el que luego se convirtió en mi primer entrenador (Pedro Lecue), me invitó a ir a entrenar con la Escuela Municipal de Atletismo. Yo quería ir, mis padres me apoyaron y animaron… y hasta hoy. Fue un flechazo ¡y ya han pasado más de 12 años!

Luego con el paso del tiempo me di cuenta que me quería especializar en marcha atlética, que aunque no era muy conocida ni muy practicada en Cantabria, a mí se me daba mejor que correr, lanzar o saltar. Y hoy puedo decir que tomé la mejor decisión de todas.

¿Cómo recuerdas tus inicios en este deporte?

Los recuerdo como los mejores años de mi vida. De hecho, este deporte me ha dado y me sigue dado experiencias, vivencias y recuerdos maravillosos. Me ha permitido no solo conocer lugares sino personas extraordinarias que forman parte de mí día a día. Y también me ha convertido en la persona que soy hoy.

Cuando era más pequeña, recuerdo que para mí ir a entrenar era como un juego. Y aunque han pasado los años y ya no es un juego como cuando tenía 10 años, me sigue apasionando de la misma forma. Han cambiado las metas, pero no la manera de disfrutarlo.

¿Quién o quiénes fueron más importantes para ti en este proceso? ¿Qué consejo te ayudó más?

Obviamente, sin mi primer entrenador y su invitación a que fuera a entrenar con ellos, quizá no habría practicado este deporte (o habría empezado más tarde). Él fue un gran punto de apoyo en todo mi desarrollo personal como deportista, pero por encima de todo, mi columna vertebral han sido mis padres y mi hermana. Yo fui la primera atleta que salió en la familia y este mundo era nuevo para todos, pero nunca dejaron de animarme y apoyarme… y creo que no tendré vida para agradecérselo. Sobre todo a mi madre, que me ha acompañado a todas las carreras y crosses, pasando frío, mojándose bajo la lluvia… pero esperándome al otro lado de la meta con un abrazo y ropa seca. Sin duda, sin su presencia no seguiría siendo atleta hoy por hoy. Siempre ha estado ahí cada vez que me he caído, y eso no puede decirlo todo el mundo.

Además, al poco de empezar a practicar atletismo, se unió mi hermana Iris, que ahora es lanzadora de martillo. Haber podido entrenar con ella (aunque ahora ya no sea posible por la distancia) e ir a las competiciones con ella es lo mejor, me llena y hace más completo y perfecto este deporte.

¿Qué recuerdo conservas de tu primera prueba profesional?

Bueno, realmente no sabría delimitar en qué momento este deporte empecé, por decirlo de alguna manera, a profesionalizarlo. Supongo que en el momento en el que comencé a especializarme en marcha y a tomarlo todo mucho más en serio. Por eso, la primera prueba que encaja en ello es mi campeonato de España júnior al aire libre, donde conseguí ser quinta y con marca personal. Con estos dos ingredientes, uno se puede imaginar que mi recuerdo es muy especial y sobre todo positivo.

Sabemos que es muy duro preparar una competición, ¿podrías explicarnos en qué consiste tu preparación antes de una prueba?

Como dice mi entrenador… entrenar, entrenar y entrenar. Sin eso, está claro que no se llega a ningún lado. Y puede parecer una tontería, pero las cosas no caen del cielo y los éxitos o las mejoras no las regalan.

Por supuesto, dependiendo de la prueba y del momento de la temporada, los entrenamientos varían, porque también varían las distancias (5, 10 o 20 km). Cuento con la enorme suerte de que mis entrenamientos están planificados por uno de los mejores técnicos de marcha de España, José Antonio Quintana, que eso siempre supone un plus.

Y además de los entrenamientos, procuro descansar durmiendo unas 8 horas al día (o 7 como mínimo) y cuido la alimentación. Soy una atleta vegetariana y por ello pongo especial atención a lo que como para no descompensar. También por eso tomo una suplementación vitamínica, como el colágeno en polvo de Bio3, que me viene a la perfección. Hay muchas marcas en el mercado, pero esta me viene especialmente bien porque además del colágeno, lleva magnesio y ácido hialurónico (muy bueno para la piel también). Debido al braceo y a la especialidad que practico, las articulaciones, sobre todo en hombros y rodillas se me resienten mucho. Mi fisioterapeuta me recomendó tomar colágeno y desde que probé el Colágeno Forte de Bio3 estoy contentísima con los resultados. Además tengo intolerancia a determinadas formas de azúcar y este producto lo tolero a la perfección.

En tus entrenamientos, ¿qué ejercicio te gusta realizar más?

Me encanta hacer técnica en grupo y gimnasio, porque son los momentos más “relajados” y me lo paso muy bien, siempre hay tiempo para las risas. Y en cuanto a los entrenamientos de series, el que más me gusta es, sin duda, el de series de 400. Aunque sean 20 series seguidas… el hecho de salir de la rutina de rodar o marchar largo me gusta mucho.

¿Qué hábitos consideras que son primordiales para ser competitiva en una prueba?

Más que hábitos, es cuestión de actitud. Creo que una persona puede tener unos u otros hábitos y no ser competitiva. Por eso digo que la competitividad viene marcada por la actitud de cada uno ante la vida y el deporte y la manera de enfrentarnos a este. De hecho, creo que una mentalidad competitiva te lleva a crearte unos hábitos concretos para seguir superándote, como descansar, cuidar la alimentación y suplementación, entrenar…

Coral-Aja-bronce-cto-españa-sub-23

¿Qué te ayuda a recuperarte tras una competición?

Tras una competición, procuro hacer un rodaje ligero y corto para soltar y estirar, siempre estirar (así se evitan muchas lesiones, más de las que pensamos). También, y antes de que pase media hora del término de la competición (es decir, antes de que cierre la ventana metabólica), me tomo mi recuperador habitual. Cuando llego a casa y me ducho, procuro terminar con agua muy fría en las piernas. Y si la competición ha sido por la tarde, después de la cena me gusta tomarme una infusión relajante y que me ayude a descansar y dormir mejor, porque siempre después de competir me encuentro agitada y me cuesta dormir. Soy adicta a Bie3 Relax, que además tiene muy buen sabor.

¿De qué prueba en las que has participado tienes un recuerdo más bonito?

De la pasada Media Maratón de Madrid. No entraba dentro de mi calendario de competiciones “oficiales”, pero es la carrera que más he disfrutado en todos estos años. La hice marchando porque creé un reto solidario cinco meses antes, gracias al cual recaudé 2000€ para la investigación en leucemia. Cuando llegó el 29 de marzo hice la Media marchando, cumpliendo con el reto y con todas aquellas personas que habían contribuido en él. Y fue maravilloso. Además estuve totalmente arropada y acompañada en todo momento por Juan Miguel Estévez, otro corredor solidario en el tema de la leucemia. Me iba dando el agua y las sales y sobre todo ánimos. La llegada a meta y el abrazo que nos dimos puso el broche perfecto a esta experiencia solidaria.

¿Cuál es tu prueba preferida?

Dentro de la marcha, donde más cómoda me siento es en los 20 km. Se sufre mucho, pero no soy una atleta rápida y a mí, cuanta más distancia me echen, mejor. Aunque todavía me quedan por pulir muchas cosas en esta prueba y sobre todo me queda mucha experiencia por tener.

Según tu experiencia, qué consejo darías a aquellos que están empezando

Sobre todo, que no pierdan el norte. Ahora, con la fiebre del mal llamado (según mi opinión) “running”, la gente se lanza a correr sin una preparación, sin entrenador (craso error) y gastándose un dineral para comprar “lo último de lo último” en ropa, calzado y tecnología deportivas. Y no nos engañemos, para correr no hacen falta tantas cosas, sobre todo cuando se es principiante. Unas buenas zapatillas, ropa cómoda, un cronómetro (yo uso el más básico de todos) y sobre todo, mucha ilusión. Y mucha cabeza. Porque me duele ver cómo muchos corredores que acaban de empezar se lanzan a la experiencia maratoniana, ¡como si fuera moco de pavo! Cabeza, por favor…

¿Cuáles son tus objetivos en el próximo año?

Para esta temporada lo que espero es seguir mejorando. Hace dos años mejoré mis registros ostensiblemente y  sin embargo el año pasado fue bastante difícil para mí, a pesar de mejorar mi registro en los 20 km y conseguir la medalla de bronce en el campeonato de España sub-23. Por eso a esta temporada le pido seguir superándome y mejorando. Es una carrera contra el crono. Y sobre todo, quiero seguir manteniendo la ilusión intacta, como el primer día.

 

Te ha gustado?...haz un comentario