Sin darnos cuenta hemos entrado en las semanas previas a la Navidad, esos días en los que se va de celebración en celebración. Para que las comidas copiosas que se llevarán a cabo no te pasen factura, es necesario preparar tu cuerpo para ello. A continuación te mostramos 6 trucos que te ayudarán a conseguirlo.

  • Es necesario llevar una dieta equilibrada durante todo el año, para evitar altibajos tan poco saludables en tu peso y salud. Pequeños cambios en tus hábitos como por ejemplo comer más despacio, masticar muy bien la comida y disfrutar del sabor de los alimentos, evitará comer más de lo necesario y dejarnos llevar por la ansiedad al comer.
  • Si sueles sentirte hinchada por la retención de líquidos, es recomendable tomar alimentos y bebidas diuréticas para evitarlo. Beber dos litros de agua diarios o una infusión de cola de caballo tras cada comida te ayudarán sobremanera, ¡notarás los resultados!
  • ¿Conoces la importancia de cuidar tu flora intestinal? Si quieres disfrutar del bienestar digestivo para poder afrontar las copiosas comidas que te esperan en Navidad, debes prestar mucha atención al cuidado de tu flora intestinal. Ésta está formada por bacterias beneficiosas e igualmente por bacterias «malas». Mantener un equilibrio entre ambas es esencial para evitar malestar o trastornos digestivos (falta de regularidad, gases, intolerancias, pesadez, hinchazón…), así como gozar de un mejor estado de salud en general. Aspectos de tu vida cotidiana como el estrés o la mala alimentación provocan que este equilibrio se rompa. Tu gran aliado para que esto no ocurra se encuentra en los probióticos, bacterias beneficiosas que te ayudarán a disfrutar del auténtico bienestar digestivo. Aunque es necesario apostar sólo por aquellos productos basados en probióticos con resultados probados científicamente, como bio3 Vientre Plano, desarrollado con la tecnología ProbioAct, garantizando así la supervivencia de las bacterias beneficiosas, obteniendo resultados reales.
  • bie3-vientre-planoA veces es inevitable no acudir a esa comida que tanto te apetece con los amigos, y mucho más aún «controlar» las calorías en estos eventos, pero sí que es posible reducir el impacto que tienen en nuestro peso, aprendiendo a compensar. Tu cuerpo necesita energía para llevar a cabo las actividades de la jornada, pero no debes aportarle más de la necesaria, por lo que si has realizado un almuerzo bastante completo, intenta reducir el consumo de calorías el resto del día, así conseguirás establecer un equilibrio y compensar los excesos que has realizado.
  • Es importante mantener tu metabolismo activo durante todo el día. Así favorecerás la quema de calorías y tu cuerpo no entrerá en «modo reserva». Para ello se recomienda realizar 5 comidas al día, dos de ellas muy ligeras, pero suficientes como para mantener activo nuestro organismo. En estas dos comidas debes apostar por alimentos saludables y bajos en calorías como la fruta, zumos o infusiones.
  • ¡Levántate! Como hemos comentado en el punto anterior, tener el cuerpo activo es esencial para mantener nuestro peso, por lo que debes de intentar realizar el máximo ejercicio posible dentro de tu rutina diaria. Olvídate del ascensaor y apuesta por las escaleras, o aparca el coche lejos del trabajo para caminar hasta el mismo, son pequeños detalles que suman en la consecución de tu objetivos. Si te animas a practicar deporte, elige aquellos que sean aeróbicos, como correr, montar en bici o bailar. No importa tu rutina diaria, recuerda ¡las excusas no queman calorías!

Te ha gustado?...haz un comentario