A priori puede parecer que el título de este post está equivodado pero nada más lejos de la realidad. Cuando comenzamos una dieta, cometemos el error de mirar cada día el número que aparece en la pantalla de nuestra báscula. Lo miramos tan a menudo que hasta llegamos a obsersionarnos, pero ¿realmente refleja la realidad de nuestro avance? La respuesta es no. Veamos por qué.

Como hemos comentado en numerosas ocasiones, cuando queremos recuperar nuestra figura es importante seguir una dieta equilibrada pero siempre acompañada de ejercicio físico. Practicar deporte y estar activos nos permite desarrollar nuestros músculos. Éstos potencian la quema de calorías y aceleran nuestro metabolismo pero pesan mucho en comparación al volumen que ocupan. En el otro extremo estaría la grasa. Ésta ocupa mucho para el peso que tiene. Y es aquí cuando pueden surgir errores al leer el peso que aparece en nuestra báscula. Ya que sólo nos informa del peso que tenemos en cada momento, independientemente si estamos ganando músculo, grasa o reteniendo líquidos en nuestro organismo.

Es importante tener toda la información posible cuando queremos recuperar nuestra figura. Puede ocurrir que si no realizamos ejercicio pero reducirmos bastante nuestra ingesta de alimentos, podamos perder peso, a costa de perder agua retenida, músculo y grasa. Todo esto influye sobremanera en nuestro peso reflejado en la báscula, además de manera muy rápida. Pero esta estrategia posiblemente nos llevará al fracaso en un espacio corto de tiempo. Esto se debe principalmente a que basa la pérdida de peso en una menor ingesta de alimento, por lo que la actividad metabólica desciende de manera progresiva, necesitando cada vez menos alimento. Lo que nos lleva a un estancamiento y saturación, abandonando la dieta y volviendo a la situación anterior en poco tiempo.

Por otro lado estaría realizar una dieta equilibrada pero complementando con ejercicio físico. Éste desarrollaría nuestros músculos, que como hemos comentado anteriormente queman mucha energía y son muy pesados. Lo que nos llevaría a incrementar nuestro metabolismo, quemando cada vez más grasa, sin que se refleje de forma tan inmediata en nuestra báscula. De esta forma iremos reduciendo grasa en nuestro cuerpo, e incrementando nuestra musculatura, obteniendo resultados satisfactorios en el largo plazo.

De estas peculiaridades nace la propuesta de no tener tan en cuenta sólo el número que aparece en la báscula sino más variables, como nuestro % de grasa, de músculo o de agua que tenemos en nuestro cuerpo. Todo ello nos indicará si vamos por el buen camino o por el contrario los resultados que estamos obteniendo son irreales e insostenibles en el tiempo.

Si quieres recuperar tu figura de forma natural en bio3 queremos ayudarte con nuestros productos. Puedes ver cómo en bio3.es.

 

anigif4

Te ha gustado?...haz un comentario