En muchas ocasiones podemos sufrir dolor de cabeza, sin importar el lugar y el momento. En ello influyen diferentes factores, tanto externos (cambios de temperatura o intensidad de la luz) como internos (tensión arterial o niveles de glucosa). Pero independientemente de qué lo cause o dónde lo sufras, lo más importante es controlar cada cuánto tiempo suele repetirse para poder tratarlo adecuadamente.

Tendremos que actuar de forma diferente si se trata de un dolor de cabeza puntual o si por el contrario padecemos dolor de cabeza casi a diario. En el primer caso de recomienda tomar fármacos ya que se trata de un dolor de cabeza que no es habitual. Sin embargo si sufrimos migrañas no se recomienda tomar analgésicos de forma continuada. Los especialistas indican que no es recomendable tomar más de 10 analgésicos al mes. La razón de esto radica en que nuestro cerebro tarda aproximadamente dicho espacio de tiempo en adquirir una rutina, por lo que si lo «acostumbramos» a tomar un medicamento para reducir el dolor, estaremos creando una fuerte dependencia a estos productos. ¿Qué debemos hacer para no recurrir de forma habitual a los fármacos? Se recomienda seguir las siguientes pautas en estos casos:

  • Permanecer activo. Normalmente nuestro comportamiento ante un dolor de cabeza es permanecer en reposo. Pero si queremos reducir sus síntomas, lo más recomendable es seguir estando activo. Según un estudio realizado a 91 personas de Suecia que sufrían migraña, practicar deporte no sólo ayuda a reducir el dolor sino que también previene el que ocurra.
  • Tomar una ducha fría. Es una medida muy recomendada para comenzar a reducir los síntomas asociados a la migraña. Si no se quiere dar una ducha fría también se puede utilizar bolsas gélidas o un paño mojado en agua fría para aplicar en nuestra cabeza.
  • Infusión de manzanilla. Gracias las propiedades relajantes de la manzanilla será uno de tus mejores aliados para aliviar los síntomas asociados al dolor de cabeza.

bio-manzanilla

Te ha gustado?...haz un comentario