Largas jornadas de trabajo, gimnasio, hijos, exámenes… muchas tareas para tan poco tiempo. Por esto es habitual recurrir a bebidas como el café para recuperar la energía necesaria y afrontar con éxito todas esas actividades. El problema es que muchas veces recurrimos a determinadas bebidas y nos planteamos si éstas podrían estar teniendo alguna repercusión en nuestro peso o no. Si crees que el café podría estar incrementando tu peso, sigue leyendo.

El café, por sí solo, contiene pocas calorías y es beneficioso para nuestra salud. Puede ayudarnos a disminuir los riesgos de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. Entonces, ¿dónde reside el problema? Principalmente en la forma de consumirlo.

Solemos consumir varias tazas de café al día y casi nunca sólo. Esta combinación puede ser peligrosa si quieres mantener un buen estado de salud y peso. Es habitual añadir leche y azúcar a nuestro café, incluso en algunos casos utilizamos sustancias más calóricas como la leche condensada, por lo que el número de calorías se dispara. Por poner un ejemplo, una vaso de latte macchiato contiene alrededor de 150 calorías.

A esto debemos añadir que en nuestro día a día consumimos al menos 3 tazas de café (de media). Esto provoca, por un lado un aporte importante de calorías a nuestra dieta (en el caso del ejemplo de latte macchiato estaríamos hablando de 450 calorías diarias), y por otro lado un aumento en las posibilidades de sufrir alteraciones en nuestra salud como hipertensión, cambios en nuestro reloj interno o un aumento de los triglicéridos, entre otros.

Existe otro efecto colateral que no debemos olvidar. El café aumenta los niveles de cafeína en tu cuerpo, lo que repercute directamente en un incremento de los niveles de la hormona del estrés. Al acelerar nuestro metabolismo tendremos una mayor necesidad por comer más alimentos grasos y azucarados. Lo que te llevará a un mayor consumo de calorías de las necesarias.

Por tanto, podríamos decir que si se ingieren hasta 2 tazas de café solo (sin añadidos) al día, no tendría un efecto negativo ni en nuestro peso ni en nuestro salud. Pero consumirlo en exceso (3 o más tazas al día) y junto con otros ingredientes más calóricos (leche entera o azúcar), podría aportarnos un número importante de calorías extra así como favorecer la aparición de ciertas alteraciones en nuestra salud.

Para disfrutar de los beneficios del café sin que nos perjudique, es recomendable alternar su consumo con otras bebidas que nos aporten energía y que no contengan un extra de calorías, como el zumo de coco o el té verde.

Te ha gustado?...haz un comentario