Edema, o más conocido como «retención de líquidos», se produce principalmente por una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos, de forma patológica o no patológica. Es importante hacer hincapie en esto último, ya que si es patológica puede deberse a problemas como la insuficiencia cardíaca o alteraciones en nuestra circulación. Sin embargo si no es patológica, puede tener su origen en otras causas como la temperatura a la que estemos expuestos, estrés o incluso si sufrimos sobrepeso o no.

Saber si retenemos líquidos es relativamente fácil porque sus síntomas son visibles, como por ejemplo un aumento de peso inexplicable, piernas hinchadas, reducción de la orina o piel brillante.

Si sientes que puedes estar reteniendo líquidos, te recomendamos estos consejos para combatirlo.

  1. Evita pasar mucho tiempo de pie
  2. Siéntate con las piernas en alto varias veces al día
  3. Practica natación y deja flotando tus piernas, ya sea en el agua del mar o en una pisicina
  4. Evita los alimentos con un alto contenido en sodio
  5. Toma bebidas diuréticas como la infusión de cola de caballo
  6. Consume alimentos ricos en potasio como frutas y verduras
  7. Realiza ejercicios donde participen tus piernas, ya que esto favorece el buen funcionamiento de nuestros riñones.

 

Te ha gustado?...haz un comentario