Con la recién entrada primavera, muchas personas sufren problemas respiratorios, como por ejemplo el asma, debido principalmente a la aparición de alergias (por la gran presencia de polen). Estas alteraciones se suelen tratar sobre todo con inhaladores que actúan directamente sobre los órganos afectados, en este caso los pulmones. Esto no ocurre por casualidad. El suministrar medicamentos a través de este tipo de dispositivos reduce enormemente el tiempo de acción así como los posibles efectos secundarios.

Pero para disfrutar sus ventajas es necesario saber utilizarlo correctamente. Un mal uso puede provocar afonías y otros efectos secundarios en nuestra boca (ya que aquí quedaría la mayoría de la medicación que no se haya inhalado). Para evitar esto debemos seguir estos consejos:

  • Existen varios tipos de inhaladores, por lo que debemos seguir con detalle las explicaciones que nos ofrezca el profesional sanitario
  • Nunca tomar más de las dosis que se nos recomiende
  • Tras inhalar la medicación se debe enjugar la boca y garganta
  • Asimismo también es necesario lavar cada semana los inhaladores
  • Para evitar olvidar alguna dosis o tomar más de las indicadas, programa tu tratamiento junto con otras actividades que ya sean un hábito para ti, como por ejemplo antes de lavarte los dientes, de esta manera además podrás enjuagar bien tu boca y garganta tras la inhalación

Por último debes recordar que no todos los tratamientos son iguales. Existen medicamentos mediante inhalación que tienen una acción inmediata y otros que no, por lo que es necesario identificar cuál es cada uno y hacer un buen uso del mismo.

Y tú, ¿haces un buen uso de tu inhalador? Recuerda que hay plantas naturales que te pueden ayudar a respirar mejor en primavera, como el hibisco o la malva, ambos incluidos en la exclusiva combinación de plantas silvestres de bio3 Respír Descongestivo. Más información en www.bio3.es.

 

Te ha gustado?...haz un comentario