Seguro que en muchas ocasiones te has levantado con la sensación de que el sueño que acabas de tener era completamente real, pero que ya ha acabado (a veces todo un alivio sobre todo si se trata de una pesadilla). En el post de hoy te damos las claves de por qué te puede estar ocurriendo esto. ¿Te animas a descubrirlo?

  1. Dormir boca abajo. Según un reciente estudio publicado por el Journal Dreaming, debido a los patrones de respiración que sigue nuestro cuerpo cuando dormimos en esta postura, se favorece el tener sueños más reales y sobre todo más positivos.
  2. Olor. Por otro lado, otra investigación ha llegado a la conclusión de que dormir con aromas dulces en nuestra habitación nos predispone a tener sueños más placenteros y tengamos menos pesadillas.
  3. Dormir con sensación de hambre. Si crees que acostándote sin comer te ayudará a perder peso, te equivocas, según comenta el Dr. Ware. Hacerlo sólo nos llevará a experimentar un peor sueño y a levantarnos un mayor número de veces, sobre todo porque tendemos a soñar con comida en esta situación.
  4. Sonido. Según indica el Dr. Barrett, existe una relación entre los sonidos y el funcionamiento de nuestro cerebro mientras soñamos. Por lo que si quieres tener sueños agradables podrías utilizar por ejemplo una grabación con el sonido del mar.
  5. Cenas pesadas. Tomar comida picante, en abundancia o con ingredientes de difícil digestión, te puede llevar a tener pesadillas y un sueño de poca calidad. Si quieres evitar esto, cuida lo que tomas antes de dormir, e intenta comer al menos dos horas antes de irte a la cama. Una infusión de manzanilla después de cenar también puede ayudarte a tener mejores digestiones.

Si quieres disfrutar de un descanso reparador prueba bio3 Tila Flor, te brindará momentos de tranquilidad y serenidad.

Te ha gustado?...haz un comentario