Para disfrutar de una vida saludable, es necesario aportar a nuestro organismo los nutrientes que necesita para que funcione de forma óptima. Pero en muchas ocasiones, aunque creemos llevar una dieta saludable, incluimos una serie de productos que pueden perjudicar la actividad de nuestro metabolismo y su funcionamiento. En algunos de estos productos se intuye que pueden no ser del todo saludables pero otros, sin embargo, pueden despistar y parecer inofensivos. ¿Quieres conocer cuáles son estos 5 productos? Atento a las siguientes líneas.

  • Refrescos. Uno de los productos más consumidos y «saboteador» de tu metabolismo son sin duda los refrescos azucarados. Éstos contienen una gran cantidad de fructosa que nos provocan una serie de problemas como sufrir picos de glucosa, alteración de la presión arterial, cansancio tras el efecto que nos provoca al principio, o incluso aportarnos un gran número de calorías incompatibles con una dieta equilibrada. Lo mejor es apostar por el agua, y mantendrás tu metabolismo en plena forma. Eso sí, si eres de los que no se sienten muy atraídos por el agua, siempre puedes «añadirle» algún sabor. Un truco puede ser mezclarlo con zumo de frutas natural o complementos naturales como bio3 Diet Solution, que nos ayuda a mantener un estilo de vida saludable.
  • Zumo de frutas con azúcar. Si creías que sólo los refrescos podrían perjudicar tu metabolismo, te interesará saber que los zumos de frutas con azúcar no son tan beneficiosos como creemos. Aunque mantienen algunas de las propiedades de la fruta, como por ejemplo ser una fuente de antioxidantes y nutrientes, si se consumen de forma habitual en grandes cantidades puede perjudicarnos tanto como un refresco debido a su alto aporte calórico y alto contenido en azúcar. Si quieres disfrutar de buen zumo nada mejor que prepararlo tu mismo con fruta fresca o elegir aquellas variedades elaboradas sin azúcar.
  • Leche entera. Éste sería otro de los alimentos que hemos interiorizado como beneficioso, y quizás no lo sea tanto. Aunque nos aporta numerosos beneficios para nuestra salud, su alto contenido en grasa, es una auténtica bomba de relojería para nuestro metabolismo, ya que nuestro sistema digestivo necesitará muchos recursos para poder digerirla. Optar por la leche semi-desnatada o desnatada, nos ayuda a solucionar este problema.
  • Pasta. Seguro que es habitual que cuando terminas de comer pasta te sientes bastante lleno y cansado. Esto se debe principalmente a que están elaboradas a base de harinas refinadas que provoca que se disparen los niveles de azúcar en sangre, produciendo esa sensación de pesadez y falta de energía. Para evitarlo, puedes optar por pasta elaborada con harina integral.
  • Comida rápida. Es la última en nuestra lista, porque quizás sea la más asociada con hábitos poco saludables y no sea una sorpresa encontrarla aquí. Pero es interesante recordar que estos productos, aunque sean muy tentadores, son un cúmulo de grasas, sal, azúcar y otros nutrientes poco recomendables si se toman en exceso. Si tu estilo de vida no te permite cocinar tus propios platos, intenta optar por aquellos que sean saludables. ¡Pero ojo! No hay que confundir productos como ensaladas con comida saludable, ya que dependiendo de la ensalada que sea puede aportarnos las mismas calorías que una hamburguesa de cualquier cadena de comida rápida.

Te ha gustado?...haz un comentario