El metabolismo consiste en una serie de reacciones de naturaleza química que suceden en las células de nuestro cuerpo con el objetivo de transformar la energía que contienen los alimentos que comemos en el “combustible” que necesitamos para poder realizar cualquier proceso, ya sea físico, mental… Si en estas reaccione se diera un mal funcionamiento, se produce una modificación de la actividad de nuestro metabolismo.

Si crees que tu metabolismo puede estar cambiando y se está volviendo más “lento”, haciéndote ganar peso, necesitas acudir a un especialista para estudiar la razón por la que está sucediendo. Aun así, en el post de hoy, os mostraremos los principales motivos por los que va cambiando la actividad del metabolismo a lo largo de la vida.

  • Dieta. Cuando queremos perder peso se nos viene a la cabeza rápidamente la idea de comer poca cantidad, pero más allá de la importancia de esto, lo que más debemos tener en cuenta es la calidad de la comida que ingerimos. Apostar por alimentos compuestos principalmente por hidratos de carbono simples que no aporten valor nutricional, provoca un desequilibrio en la metabolización de la glucosa. Lo que hace que se almacenemos más grasas (por el exceso de azúcar en sangre), y aumente nuestro peso.
  • Genética. En ella va guardada la información que guía a nuestras células para realizar las reacciones químicas que comentábamos anteriormente, y de esta manera, obtener la energía que necesitamos. Por lo tanto, es clave para determinar la actividad de nuestro metabolismo.
  • Sistema endocrino. Este sistema está formado por tejidos y órganos cuya función es segregar hormonas para realizar algunas funciones claves en nuestro cuerpo. Una de estas funciones es regular la cantidad de grasa corporal, por lo que un mal funcionamiento del sistema endocrino puede provocar un mal funcionamiento de nuestro metabolismo.
  • Género. Debido a que la mujer tiene unos niveles de testosterona más bajos, almacena una mayor cantidad de grasa y provoca que su metabolismo basal sea menor en comparación con el de los hombres, ya que éstos tienen, además, una mayor masa muscular.
  • Edad. Con el paso de los años, la actividad de nuestro metabolismo va reduciéndose. Si a esto sumamos que conforme vamos avanzando en edad solemos adoptar hábitos más sedentarios que edades más tempranas como la adolescencia, vemos cómo podemos aumentar de peso con mayor facilidad.
  • Igualmente cabe destacar que existen otras patologías que pueden dar lugar a desajustes metabólicos como por ejemplo el hipertiroidismo, hipotiroidismo, síndrome metabólico, o diabetes tipo 2.

Para ayudar a que nuestro metabolismo siga funcionando correctamente, es esencial seguir una dieta equilibrada así como la práctica de ejercicio físico varias veces por semana.

Te ha gustado?...haz un comentario