Las gafas de sol se han convertido en nuestro complemento estrella del verano. Nos hacen la vida más fácil, por ejemplo al conducir durante el día o al pasear por la playa, pero ¿realmente confías en tus gafas de sol? Es habitual adquirir gafas de sol a través de canales de venta no muy recomendables si lo que se pretende es cuidar la salud de nuestros ojos. Por este motivo, os mostramos varios aspectos que debes tener en cuenta si quieres que tus gafas de sol cuiden tu vista.

  • Color del cristal. Es habitual dejarse llevar por la falsa sensación de seguridad que nos transmite unas lentes oscuras. Su color nos hace creer que realmente nos está protegiendo, pero esto puede no estar sucediendo. Una lente oscura sólo hace que la cantidad de luz que la atraviesa sea menor, pero para que realmente nos proteja esa luz ultravioleta debe ser filtrada.
  • Filtro UV. Para proteger realmente nuestra vista, debemos preguntar al comprar las gafas qué capacidad para filtrar los rayos UV tendrían. Deben cubrir con garantía hasta los 400 nanómetros. Pero esta información es difícil encontrar en la montura de la gafa.
  • Niveles de protección. Se establecen 5 niveles de protección (0, 1, 2, 3 y 4). Esta información si es más fácil encontrarla en cualquier gafa de sol. El nivel 0 comprende aquellas lentes más claras y con capacidad para absorber hasta el 19% de la radiación (su uso suele ser estético). El nivel 1 entre el 20% y el 56% y son recomendadas para espacios con iluminación leve. Las categorías estándar son la 2 y la 3. La primera de éstas abarca una protección entre el 57% y 81%, muy útiles cuando se está en entornos con iluminación media, como por ejemplo al pasear en bicicleta por la montaña. El nivel 3 cubre una radiación entre el 82% y el 92%, más indicadas para espacios con mayor iluminación como la playa. En último lugar estaría el nivel 4, que son gafas mucho más oscuras adecuadas para una iluminación extrema, ya que cubren hasta el 98%.
  • ¿Polarizadas? Tener unas gafas de sol no polarizadas puede provocar reflejos incómodos, por ejemplo, cuando conducimos por carreteras mojadas. Para garantizar una correcta visión y evitar situaciones peligrosas, es importante prestar atención a este factor.
  • ¿Problemas de visión? Si padeces algún problema en tus ojos como por ejemplo miopía, debes saber que existen colores para tus gafas de sol que te ayudarán más que otros. Por ejemplo, el color marrón es ideal para los miopes, mientras que el color verde puede mejorar la visión de aquellos que sufren hipermetropía.
  • Según actividad. Igualmente, dependiendo de la actividad que estemos realizando, habrá unos colores que puedan beneficiarnos más que otros. Para nuestros paseos en barco o esquiar se recomiendan lentes de color verde. Sin embargo, el color naranja o amarillo es ideal cuando practicamos deportes con movimientos rápidos, como el tenis, o para conducir de noche.

Te ha gustado?...haz un comentario