Seguro que a muchos de nosotros nos suenan frases que nos decían nuestras madres cuando éramos pequeños. Como por ejemplo: “lávate bien las manos antes de sentarte en la mesa”. Y es que no les faltaba razón a nuestras madres.
Tanto en la mesa como al cocinar, es necesario seguir una serie de pautas.  Éstas nos ayudarán a luchar contra los microorganismos que podemos ingerir con alimentos si no se preparan de la forma adecuada.  Así evitaremos posibles problemas de salud, y que una agradable velada acabe con visita en el hospital. Quieres conocer los 3 errores más habituales que cometemos en la cocina. ¡Sigue leyendo!
  1. Guardar alimentos en la nevera de manera incorrecta. Es frecuente mezclar alimentos en la nevera, y guardar aquellos que ya están cocinados con los que están crudos aún. Esto puede provocar una contaminación de los alimentos ya cocinados por parte de los alimentos que aún siguen crudos. Es poco probable que esta nueva contaminación sea eliminada, puesto que los alimentos ya han sido cocinados (que es la única forma de eliminar a los microorganismos) lo que aumenta las posibilidades de perjudicar nuestra salud.
  2. Falta de higiene. Además de no dar buena impresión a tus invitados, el no lavarse las manos antes de entrar a la cocina, puede suponer la contaminación de los alimentos. Pero si se quiere evitar realmente un resentimiento de nuestra salud, es necesario repetir esta acción cada vez que entremos de nuevo en la cocina, ya puede ser que se aproveche para realizar otras tareas mientras se cocinan los alimentos.
  3. Conservar los alimentos en condiciones poco recomendables. Por un momento imaginemos que hemos celebrado una cena en nuestro hogar para nuestros amigos. Tras la cena, encontrarás que muchos de tus platos no han sido consumidos por completo, por lo que querrás guardar las sobras para aprovecharlas en los días siguientes. Pero… ¡no hay espacio en la nevera! Si esto te ocurre, es recomendable no optar por dejar los alimentos “guardados” en la encimera. Si así se hiciera, los microorganismos se multiplicarían rápidamente en pocas horas, poniendo en riesgo nuestra salud, sobre todo en platos elaborados con salsas, o si nos encontramos en verano.

En general, para evitar problemas de salud a la hora de manipular nuestros platos, lo que debe premiar es el sentido común y la higiene. Y tú, ¿pones en práctica estas recomendaciones? ¿Conoces algún truco para evitar que los alimentos se contaminen?

Te ha gustado?...haz un comentario