¿Estás a dieta para conseguir perder esos kilos de más antes de Navidad? Si es así, seguro que a más de un plato añadirás lechuga. Ésta te aportará pocas calorías y hará que tus platos sean más saludables. Pero, ¿y si esta afirmación no fuera del todo cierta?

En los últimos años, se ha extendido por los supermercados, bolsas con ensalada ya preparada. Las compramos, sobre todo, por su facilidad a la hora de servirla en nuestros platos. Ahora, un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Leicester en Inglaterra, indica que este tipo de ensaladas, pueden suponer un riesgo para tu salud. Principalmente, porque este formato, se convierten en un caldo de cultivo para diferentes bacterias como la salmonella.

La salmonella se adhiere a las hojas de la lechuga que están dentro de la bolsa. Esto ocurre incluso después de haberlas lavado bien antes de insertarlas en las mismas. De hecho, el estudio demuestra que, sólo con el líquido que sale de las hojas rotas, provoca un crecimiento de la bacteria de hasta 2.400 veces. Sufrir las consecuencias de la salmonella, nos llevaría a tener fiebre extrema, diarrea y vómitos, durante aproximadamente unos 7 días. Por este motivo, los expertos recomiendan comprar lechuga fresca.

Durante los últimos años, los casos de intoxicación por consumir este tipo de productos, ha aumentado exponencialmente. Y, aunque es importante no alarmarse por este nuevo estudio, sí que es recomendable tener en cuenta opciones más frescas a la hora de comprar lechuga. Si no es posible, al menos lavarla muy bien antes de consumirla, y nunca almacenarla en lugares calientes.

Te ha gustado?...haz un comentario