Si algo hace especial y distinta a la Navidad son sus tradiciones como los villancicos. Éstos pueden resultar a veces bastante tediosos, pero se pueden utilizar para otros propósitos. Por ejemplo, en el caso de tener niños en casa, puede ser una herramienta ideal para fomentar su creatividad.

Estudiar la música desde pequeños nos ofrece numerosos beneficios. Fomentar la creatividad y ayudarnos a adquirir un adecuado esquema mental, son algunos de ellos. Otra de las ventajas que nos aporta es ayudarnos a tener una mejor concepción del tiempo y mayor control sobre el mismo. Sin olvidar que, el estudiar música, se suele hacer en grupo, por lo que fomentará las relaciones de amistad con otras personas.

Por ello, y más en estas fechas envueltas en música, es importante transmitir a nuestros hijos su valor, y aprovechar todos los beneficios que nos puede aportar. Y qué más original que ¡crear tu propio villancico! Podéis dar a elegir a vuestros hijos su villancico preferido y motivarles a crear una letra totalmente nueva. Basar la letra en alguna situación cotidiana puede ser la puerta para comenzar la actividad y fomentar su creatividad. Las melodías de estas canciones suelen ser sencillas, por lo que el ejercicio será todo un éxito.

Además, comenzar en estas fechas a “trabajar” los villancicos con tus hijos, será la excusa perfecta para que comiencen a conocer la música y la importancia de entenderla. Quizás, como propósito de año nuevo quieran probar a tocar un instrumento, con las ventajas que ello supone para un niño.

Te ha gustado?...haz un comentario