Las hemorroides, también conocidas como almorranas, son varices o venas inflamadas que ocurren en el recto y en el ano. Aunque las causas que las provocan son diversas (pasar mucho tiempo sentado, alimentación, estreñimiento o incluso un cambio de presión sufrido durante un viaje en avión), cuando se comienzan a sufrir es necesario tomar ciertas medidas inmediatamente para evitar que el problema se agrave. Normalmente el sangrado suele ser uno de los primeros indicadores para diagnosticarlas. Si estás comenzando a sufrirlas, te mostramos qué debes hacer para reducirlas.

Cuando padecemos hemorroides, es importante saber que existen en el mercado varias pomadas que pueden ayudarnos a reducir los síntomas. Pero hay que tener en cuenta que estos productos sólo nos ayudan a reducir los síntomas y no a curarlas. Además, algunas de ellas llevan corticoides, que pueden producir prurito y dermatitis. Por ello no se recomienda usarlas durante más de una semana y hacerlo sólo cuando sufrimos una crisis. En casos de mucho dolor, se puede tomar algún analgésico para reducirlo.

A continuación, os mostramos 4 consejos para reducir las hemorroides de manera natural.

  1. Baños de asiento con agua templada y jabón. Son útiles para reducir el dolor. Es recomendable tomar de 3 a 4 baños al día, de unos 10 minutos de duración aproximadamente. Se debe utiliza jabón específico para el cuidado de la piel que no contenga parabenos ni colorantes. Es importante aprovechar estos baños para lavar bien la zona ya que mantener una correcta higiene es esencial para acelerar la recuperación. En caso de que las hemorroides se inflamen demasiado, también se puede aplicar agua fría para reducirla.
  2. Estreñimiento. Durante el período que sufrimos hemorroides debemos evitar, en la medida de lo posible, sufrir estreñimiento. Si durante estos días no tenemos una correcta regularidad, haremos mayor esfuerzo en las evacuaciones. Además tendremos unas heces más duras, lo que agravará la situación y el dolor, frenando la recuperación. Para evitar el estreñimiento se debe tener una dieta adecuada durante estos días, rica en fibra, y beber mucho líquido. En casos donde el estreñimiento persista y perjudique mucho la recuperación, es recomendable tomar laxantes naturales, pero con precaución, ya que sufrir diarrea también afectaría a las hemorroides. No olvidar que, a mayor esfuerzo realizado durante las deposiciones, más lenta será la recuperación. Por lo que si tras unos minutos intentándolo no se produjese la evacuación, lo mejor es levantarse de la taza, caminar un poco y beber agua, para volver a intentarlo pasados unos minutos.
  3. Manzanilla. Esta planta tiene multitud de propiedades curativas, y es digestiva, antiinflamatoria, antiespasmódica y antirreumática. Hay dos formas de utilizarla. La primera es mediante una infusión de manzanilla. Se debe preparar la infusión añadiendo bolsitas de manzanilla en dos litros de agua hirviendo. Posteriormente se deja reposar durante 10 minutos. Una vez listo, se mezcla con el agua de la bañera o el bidé para realizar un baño de asiento de unos 10 minutos. Es ideal para aliviar el dolor. Por otro lado, se prepararía igualmente una infusión de manzanilla pero en este caso se dejaría enfriar, y se utilizaría para realizar el lavado de las hemorroides. Nos ayudará a reducir la inflamación del ano y favorecer la cicatrización.
  4. Cuidar nuestra alimentación. Se debe reducir el consumo de alcohol, especias picantes, sal, chocolate, alimentos fritos, mariscos, ajo y café. En su lugar podemos tomar alimentos ricos en fibra y que sean de fácil digestión, como la avena o el yogur natural.

Te ha gustado?...haz un comentario