Suele ser una de las cuestiones que más nos planteamos en lo que se refiere a nuestro sueño, sobre todo si nos levantamos con dolor de cuello. Es ahí, cuando pensamos si estamos haciendo bien o no, y qué podemos hacer para mejorar. Por ello, en el post de hoy veremos algunas recomendaciones al respecto.

Lo que sí conocemos con certeza es que, cuando nacemos, no debemos utilizar almohada. Pero cuando vamos creciendo, la necesidad de utilizar una almohada va incrementando. Nuestro propio cuerpo nos envía señales para que nos demos cuenta de que debemos utilizarla. Esto se debe a que en esa zona se acumulan un gran número de músculos que nos provocan un gran dolor si no están relajados correctamente.

Pero, ¿es adecuado utilizar almohada?

Hay estudios de todo tipo, pero para resumir, se puede decir que en general se debería de utilizar almohada para descansar, excepto determinados casos muy concretos, como el padecer alguna enfermedad o tener un hábito de descanso donde apenas realicemos movimientos y estemos boca arriba. En el resto de casos, se debería de utilizar almohada para descansar.

Lo que sí que es un factor muy importante es elegir la almohada adecuada. Dependiendo de lo “activos” que seamos en la cama mientras dormimos, así como de otros factores, como por ejemplo nuestra constitución corporal, deberemos de elegir un modelo u otro. Normalmente la elección de la almohada correcta es una decisión que tomamos a la ligera, sin darnos cuenta que es clave para nuestro descanso diario, y de nuestro rendimiento en el día a día. Por esto es esencial probar varias almohadas o consultar con un especialista, hasta encontrar la más adecuada para nuestras necesidades.

Si quieres disfrutar de un descanso pleno y reparador, también puedes tomar bio3 Relax, una infusión natural con Melissa y Passiflora que te encantará. Pruébala en www.bio3.es

Te ha gustado?...haz un comentario