Sí, ¡como lo oyes! Según un estudio realizado en el Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica de París, es posible. Si las personas que nos rodean se impacientan o están perezosos, podemos desarrollar ese mismo comportamiento sin darnos cuenta. En principio, estos rasgos no formarían parte de nuestra personalidad. Pero según afirman los expertos, tendemos a cambiar nuestra actitud para adaptarnos al entorno en el que nos encontramos y a las personas que nos rodean. Por ello, modificamos nuestra conducta de forma inconsciente, pudiendo estar perezosos sin realmente estarlo, sólo por imitación.

Para comprobar que esto es cierto, los investigadores realizaron un estudio con 46 personas. Por otro lado, crearon unos personajes ficticios que supuestamente habían tomado una serie de decisiones. A los 46 participantes les solicitaron que ellos también tomaran diferentes decisiones, antes y después de conocer el comportamiento que habían mostrado los personajes ficticios (sin conocer nunca que estas decisiones eran ficticias).

Los resultados confirmaron que los participantes siempre se inclinaban a tomar decisiones influenciadas por las que habían tomado los personajes virtuales. Además, sus decisiones cambiaban según el entorno social en el que se encontraban. Y todo ello de forma inconsciente.

A partir de ahora, si sientes que te estás comportando de una determinada manera sin razón aparente, puede que estés siendo influenciado por tu entorno sin darte cuenta.

Te ha gustado?...haz un comentario