Al seguir una dieta para perder peso, el número de calorías que consumimos a lo largo del día se reduce. Esto hace que, cuando finalmente estamos delante de nuestro plato de comida, caigamos en el error de comer invadidos por la ansiedad. ¿Es difícil de controlar esta sensación? Sí, pero existe una regla que te ayudará a conseguirlo si la practicas adecuadamente.

Estaríamos hablando de la “regla de los 20 minutos“. Se fundamenta en la cantidad de tiempo que transcurre entre el primer bocado y la sensación de saciedad. Pero veamos un poco más sobre este concepto para entenderlo mejor.

Según los expertos en nutrición, nuestro cerebro y estómago, no reciben la “señal” de saciedad hasta 20 minutos después del primer bocado. ¿Por qué ocurre esto? Esta sensación de saciedad depende directamente de dos hormonas: la leptina y la colecistoquinina. Por tanto, si comes demasiado rápido, es muy probable que ambas hormonas no hayan cumplido aún su función e ingieras más calorías de las necesarias, antes de que recibas la señal de saciedad.

Existen varios estudios que apoyan esta teoría, como el publicado por el “Journal of the American Dietetic Association” donde participaron 30 mujeres. Se les realizó dos pruebas. En la primera comieron a una velocidad diferente que en la segunda ocasión. Tras terminar ambas sesiones, se les preguntó acerca de varios parámetros como su sensación de saciedad o sed. Este estudio, arrojó resultados muy significativos, donde las 30 mujeres comieron claramente menos calorías al comer más lento, que cuando realizaron la comida rápidamente.

Por este motivo, es importante dedicarle el tiempo necesario a cada comida, y comer siendo conscientes y no en “modo automático”. Si quieres conocer algunos consejos para conseguirlo, te dejamos este interesante artículo que habla sobre los beneficios del mindful eating

Te ha gustado?...haz un comentario