Durante la Navidad, tenemos la tentación de no salir a practicar deporte, en gran medida por las bajas temperaturas que sufrimos estos días. Pero, si rompemos la barrera de salir estos días a practicar deporte, descubriréis los múltiples beneficios que tiene para nuestro cuerpo. Os mostramos los más destacados a continuación.
  • Compensar calorías. Ya hemos comentado en otras ocasiones, el gran aumento de calorías ingeridas que realizamos durante la Navidad. Por ello, el salir a practicar deporte diariamente, nos ayudará, en gran medida, a reducir dicho exceso de calorías.
  • Refuerza nuestro sistema inmune. Practicar deporte a bajas temperaturas, aumenta la producción de leucocitos y granulocitos, ambos responsables del buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. Eso sí, no podemos confundir con temperaturas extremas, ya que aquí el efecto sería contrario.
  • Mejora la salud del corazón. Cuando nuestro corazón trabaja en temperaturas más bajas de lo habitual, debe realizar un mayor esfuerzo para cumplir su función. Esto hace que nuestro corazón esté más fuerte a largo plazo, reduciendo así las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Hidratación. Es habitual no tener sed durante estas semanas. Por ello, realizar actividad física, aumenta las ganas de beber agua, ayudándonos así a mantenernos hidratados.
  • Vitamina D. En estos días donde el mal tiempo está presente, nuestro cuerpo necesita igualmente su “ración” de vitamina D. Por ello, debemos aprovechar los días de buen tiempo para practicar nuestro deporte favorito al aire libre. De esta manera mantendremos una buena salud en nuestros huesos y dientes, entre otros beneficios que nos aporta la vitamina D.

Te ha gustado?...haz un comentario