¿Has sufrido alguna vez contracturas musculares? Si la respuesta es que sí, seguramente recordarás esa sensación tan molesta de dolor que invade la zona afectada. Pues bien, debes saber que, con la forma de vida que llevamos actualmente, es cada vez más normal que nos ocurra. Realizar un sobreesfuerzo o vivir con estrés, son dos de las causas más frecuentes. Desde bio3blog, queremos darte 3 claves para poder aliviar una contractura.

  • Utiliza plantas medicinales. Entre ellas, destacamos sobre todo, manzanilla y valeriana.

La manzanilla, es una planta con propiedades relajantes, que ayuda en gran medida a reducir la contractura. Además, es un magnífico antiinflamatorio.

Por otro lado, la valeriana, tiene propiedades sedantes y está muy recomendada para tratar la tensión acumulada en el cuello.

Estas plantas se prepararán como infusión, y se puede optar por tomarlas o aplicarlas directamente encima de la zona afectada.

  • Aceite hipérico. Este completo remedio, se viene utilizando tradicionalmente, por su multitud de aplicaciones. Actúa como antiinflamatorio, calmante, cicatrizante, descongestivo, hidratante, entre otros.
  • Baño relajante. Puedes aliviar una contractura tomando un baño relajante. Para ello, añade a tu baño diferentes ingredientes, como por ejemplo, romero. Se añade al agua y esperamos a que se diluya un poco. Posteriormente se toma el baño, y notaremos como nuestros músculos se relajan, reduciendo la tensión acumulada, causante del dolor.

Sin duda, estas 3 opciones, te ayudarán a reducir las contracturas musculares. Pero es importante hacer un cuidado preventivo. Es aquí, donde el ejercicio físico se plantea como imprescindible. Esto te permitirá gozar de un buen tono muscular. Además, añadir hábitos saludables a tu rutina diaria, como por ejemplo, dedicarte tiempo para ti, desconectar o reducir el nivel de estrés, también disminuye el riesgo de sufrir molestias musculares.

Te ha gustado?...haz un comentario