Como cada año, al entrar el otoño, se producen unos cambios climáticos que afectan a nuestra salud. Afecciones relacionadas con las vías respiratorias suelen ser las más comunes, pero no las únicas. Por ello, necesitamos cuidarnos durante estos meses para estar protegidos ante estas enfermedades. Si quieres conocer qué enfermedades son las más comunes, quédate con nosotros en este post.

Asma bronquial. Las personas asmáticas suelen sufrir más durante estos meses. Esto se debe, sobre todo al aumento de la humedad relativa y del frío.

Gripe. Esta conocida “amiga” nos visita cada año sobre estas fechas y suele quedarse hasta finales de invierno. Por ello, es ahora cuando la campaña de vacunación comienza. Es bastante frecuente ya que, la temperatura baja y solemos movernos por espacios más cerrados, donde las probabilidades de contagiarnos se multiplican.

Astenia. Solemos escuchar más este término en primavera pero ahora también se presenta. Existen muchos factores que provocan tristeza y apatía en algunas personas. Por ejemplo el descenso de horas de luz, “vuelta al cole” o mal tiempo, son factores que colaboran en la aparición de este desánimo generalizado.

Resfriado. Esta enfermedad puede ser causada por varios virus, diferentes al de la gripe. Pero tanto el resfriado como la gripe proliferan más durante estos meses debido a las favorables condiciones ambientales que se dan para ello.

Alergia. Al igual que la astenia, la alergia se suele presentar más en primavera. Al menos esto es así para la mayoría de las personas que sufren los síntomas cuando las plantas comienzan su polinización. Pero otras alergias están asociadas a procesos como la humedad o un incremento de los ácaros. Lo que hace que en esta época también estén bastante presentes este tipo de alergias.

Para hacerles frente lo más importante es prevenir. Evitar los cambios bruscos de temperatura, sitios con poca ventilación o estar en contacto con personas que ya estén enfermas, pueden ayudarnos a ello.

Pero también es importante mantener un sistema inmune reforzado para luchar contra posibles infecciones. En este objetivo te puede ayudar la planta equinácea. Gracias a sus propiedades naturales nos ayuda a fortalecer las defensas del organismo y así evitar posibles afecciones otoñales. Más información sobre la equinácea aquí. 

Te ha gustado?...haz un comentario