¿Ola de calor? ¿Subida generalizada de las temperaturas? Te resulta familiar, ¿verdad? El calor que está presente durante los meses de verano, junto a otros factores como cambios en nuestros hábitos y alimentación, provocan que las infecciones intestinales sean muy habituales durante el periodo estival.

Consumir alimentos que no han sido cocinados adecuadamente, que han permanecido demasiado tiempo a temperatura ambiente o que no se han lavado lo suficiente antes de comerlos, son algunas de las causas más frecuentes de estos problemas intestinales.

Dentro de las afecciones más comunes encontramos:

  1. Diarrea Aguda. Se caracteriza por la necesidad de realizar más de 3 deposiciones al día, generalmente líquidas.
  2. SHU (Síndrome Urético Hemolítico). Cuando aparece, suele deberse a carne que no ha sido cocinada de forma correcta, y por tanto ha sido contaminada por la bacteria Escherichia Coli 051. Es importante prestarle atención sobre todo en los niños, que son los más sensibles a padecerla.
  3. Gastroenteritis. Se presenta con diarrea aguda acompañada de dolor abdominal, vómitos e incluso fiebre.
  4. Salmonelosis. La produce la enterobacteria Salmonella y es una de las infecciones alimentarias más agresivas. Sus síntomas coinciden con una gastroenteritis pero además se suele acompañar con fiebre alta y dolor muscular.

Como sabemos, es muy importante hidratarse durante estos meses de calor. Por ello, si se sufre alguna alteración intestinal, necesitamos beber agua de forma más continuada, ya que producen deshidratación y desmineralización. 

¿Y qué podemos hacer para evitarlo? Podemos reducir el riesgo de padecer trastornos en nuestro sistema digestivo durante el verano si prestamos atención a las siguientes recomendaciones:

  1. Lavar muy bien los alimentos
  2. Una vez han sido cocinados los alimentos, no dejarlos a temperatura ambiente más tiempo del necesario
  3. Igualmente es muy importante saber conservar los alimentos, estén cocinados o no
  4. Vigilar las fechas de caducidad, sobre todo de carnes y pescados
  5. En verano, es habitual comer más fuera de casa. Si no son establecimientos conocidos o de confianza, se debe prestar atención a las normas básicas como el uso de guantes, limpieza o la buena conservación de los alimentos
  6. Mantener tu sistema digestivo en forma. Para ello es esencial tener en equilibrio nuestra flora intestinal con probióticos premium de alta calidad como Megaflora 9. Si quieres más información sobre probióticos haz clic aquí

Te ha gustado?...haz un comentario