El ácido ascórbico, más conocido como vitamina C, es un nutriente esencial para nuestro organismo. Esta vitamina liposoluble debe formar parte de nuestra dieta. ¿Quieres saber por qué? En las siguientes líneas os explicamos su importancia y qué pasa en nuestro cuerpo cuando no tenemos una cantidad adecuada de la misma.

Los beneficios más importantes de la vitamina C son:

  • Participa en la cicatrización de las heridas
  • Ayuda a nuestro organismo a asimilar mejor el hierro de los alimentos que ingerimos
  • Fortalece nuestro sistema inmunitario
  • Es un potente antioxidante
  • Imprescindible para la generación y asimilación del colágeno

Con todo ello, podemos decir que, añadir vitamina C a nuestra dieta, nos ayuda a cuidar la salud de nuestra piel, por influir en la formación de colágeno así como su participación en la lucha contra los radicales libres.

Pero, ¿qué pasa si no aporto a mi cuerpo la cantidad de vitamina C necesaria?

Los síntomas y problemas más habituales cuando tenemos déficit de esta vitamina son:

  • Músculos debilitados
  • Gingivitis
  • Dificultad para cicatrizar heridas
  • Hematomas
  • Inflamación de las articulaciones
  • Cansancio y malestar general

¿Y si tomara una cantidad de vitamina C superior a la necesaria?

La cantidad diaria recomendada en adultos de esta vitamina es de 90 mg al día. Tomar un exceso de esta vitamina, no es perjudicial para nuestro organismo porque dicho exceso se elimina en la propia orina. Sin embargo, tomar cantidades superiores a 2.000 mg al día, sí que puede causarnos diferentes síntomas como náuseas o acidez.

¿Es difícil alcanzar la cantidad diaria recomendada?

Para nada. Si se lleva una dieta equilibrada con aportes de frutas y verduras, como la naranja o el brócoli, se alcanza la cantidad de vitamina C necesaria fácilmente. Por ejemplo, 100 gramos de pimiento rojo aporta 139 mg de vitamina C. O el brócoli, 100mg por cada 100 gramos de este alimento.

Pero sí que hay que tener cuidado con la forma de tomar esta vitamina. Es muy sensible a la luz y a la temperatura, por lo que cuanto más procesado esté el alimento, menos cantidad de vitamina C nos aportará. Lo ideal es incluir, al menos, una ración de fruta fresca y una de verdura cruda. Si se preparan es mejor cocinarlas al vapor y no durante mucho tiempo.

Y tú, ¿sigues una dieta equilibrada que incluya la cantidad de vitamina C recomendada?

Consejo bio3: Si quieres cuidar tus articulaciones y tu piel, recomendamos añadir a tu dieta bio3 Colágeno Forte, que además contiene Vitamina C, necesaria para la correcta asimilación de colágeno. Puedes ampliar detalles en www.bio3.es

Te ha gustado?...haz un comentario